Washington. El Senado estadounidense sigue muy lejos de poder debatir una reforma de inmigración, pese a los llamados del presidente Barack Obama para una revisión del sistema, dijo el lunes un alto asesor demócrata.

Reformar las leyes inmigratorias estadounidenses es una de las máximas prioridades legislativas de Obama y un tema destacado, luego de que Arizona aprobara la semana pasada una severa legislación contra la inmigración ilegal.

"Ni siquiera tenemos un proyecto de ley todavía", dijo el asesor, agregando que los demócratas que controlan la Cámara quieren ver una legislación de inmigración antes de decidir abordarla, y que eso podría tomar meses.

Las conversaciones bipartidistas sobre una ley medioambiental colapsaron el sábado en medio de informes de que el líder demócrata del Senado, Harry Reid, podría avanzar con la legislación de inmigración por encima de un planeado proyecto de ley para combatir el cambio climático.

El asesor demócrata dijo que aún es incierto si el proyecto de ley inmigratorio será presentado en el Senado antes de un proyecto de ley climático, o vice versa.

"Ambos están empatados en términos de importancia para líderes demócratas en la Cámara (de Representantes) y el Senado", comentó el asesor.

El senador republicano Lindsey Graham acusó a Reid el sábado de hacer política en un año electoral con el proyecto de inmigración y retiró su apoyo de un acuerdo anticipado sobre el el texto legal de medioambiente.

Reid está en una difícil campaña para ser reelecto en noviembre en su estado de Nevada, y avanzar con la reforma de salud podría ayudar a atraer a los hispanos, un importante grupo electoral.

Aunque Graham intentó lograr un acuerdo sobre la legislación medioambiental, también ha trabajado por meses con el senador demócrata Charles Schumer sobre un posible proyecto de ley de inmigración entre ambos partidos.

El proyecto buscaría impulsar la seguridad fronteriza, crear un nuevo proceso para admitir a trabajadores temporales e implementar un "camino duro pero justo" a la ciudadanía estadounidense para inmigrantes ilegales en Estados Unidos.

Reid podría declarar las charlas estancadas y ofrecer un proyecto de ley por su propia cuenta. Un alto negociador empresarial dijo que Reid creó confusión con el esfuerzo de inmigración. "Justo ahora no tengo idea (...) de qué dirección planea tomar Reid", dijo el negociador.

Chris Krueger de Concept Capital, una empresa privada que rastrea el Congreso en búsqueda de inversionistas institucionales, indicó: "Pienso que las posibilidades de que el Congreso apruebe la reforma de inmigración (este año) son de escasas a inexistentes, y acaba de irse la oportunidad escasa". "Quizás están pateándola para el próximo año", agregó.