París. La Cámara alta del Parlamento de Francia dio este viernes la aprobación final a un impopular proyecto de reforma de pensiones que generó una serie de huelgas y marchas en protesta en todo el país.

Los senadores aprobaron la ley para elevar la edad de jubilación por 177 votos a favor y 153 en contra, después de que el gobierno usó una medida especial para agilizar el proceso de votación.

Ahora la ley necesita que una comisión parlamentaria confirme los cambios realizados al texto original, además de la aprobación del consejo constitucional, la máxima autoridad constitucional de Francia.