México D.F. El Senado de México aprobó -con un voto en contra- la ley de seguridad nacional que regula la participación de las Fuerzas Armadas en la lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado.

Además, establece que los militares que violen los derechos de civiles serán juzgados por tribunales ordinarios.

Las bancadas del PRIN, PAN, PRD, PVEM y Convergencia consideraron que el artículo 89 constitucional, da certeza jurídica al Ejército y también protege los derechos de la población, informó La Jornada.

Según el senador del PRD, Pablo Gómez, por primera vez en la historia de México el Legislativo limita al presidente de la República en la utilización de las fuerzas armadas en asuntos civiles.

Ello porque se prohíbe la participación del Ejército para reprimir movimientos sociales, laborales o políticos.

Con la nueva ley, queda acotada la facultad del gobierno para instaurar un estado de excepción o decretar la suspensión de garantías individuales bajo el argumento de una crisis de seguridad interior, dijo El Universal.

El Senado propuso que la fórmula legal para sacar al Ejército de los cuarteles es la Declaratoria de existencia de una afectación a la seguridad interior.

Esta situación podrá solicitarla el Congreso local, los gobernadores o el jefe de gobierno del DF al Consejo de Seguridad Nacional (CSN), sólo cuando la fuerza policial estatal este rebasada por las actividades delictuales.