El Senado de la República ha incumplido sus acuerdos en materia de transparencia, pues desde el 30 de octubre del 2013 prometió la publicación de la plantilla de empleados de la Mesa Directiva, la Junta de Coordinación Política y el Instituto Belisario Domínguez, lista que aún no se presenta.

El último día de la presidencia de Ernesto Cordero fue aprobado el acuerdo que ordena a los grupos parlamentarios del Congreso de la Unión transparentar cada tres meses el uso y destino de los recursos públicos que se les asignan, lo que también se ha dejado en el tintero.

Los senadores aprobaron el acuerdo luego de que en el 2013 se dio a conocer que Ernesto Cordero contrató los servicios de Juan Ignacio Zavala Gómez del Campo, cuñado del ex presidente Felipe Calderón, y de Benjamín Hill Mayoral, esposo de la ex vocera presidencial Alejandra Sota.

Por ello avalaron la transparencia en la plantilla laboral, pero ésta no se ha consumado, como tampoco se han regularizado los informes trimestrales del gasto de los cinco grupos parlamentarios de la Cámara (PRI, PAN, PRD, Panal y PT).

Los informes de los gastos fueron presentados de manera regular en su momento, aunque de forma tardía, pero hasta el momento no se han presentado los montos del 2014.

En la página de Internet de la cámara alta, el último informe auditado por la Contraloría Interna del Senado de la República en torno a los Ingresos y Egresos de los Grupos Parlamentarios corresponde al periodo julio-diciembre del 2013.

Esto a pesar de que el Pleno del Senado avaló que “los informes trimestrales indicados deberán publicarse al día siguiente de su recepción en la página de Internet del Senado, así como en la Gaceta del Senado, en sus versiones electrónica e impresa”.

Además, el Senado prometió sacar a más tardar en diciembre del 2014 un Reglamento de Transparencia del cual carece hasta el momento, pues la coyuntura político-social les impidió cabildear el documento.