El senador y ex presidente de Colombia, Álvaro Uribe, fue acusado este miércoles de potenciar la actividad criminal de los paramilitares en Antioquia (noroeste) cuando fue gobernador de ese departamento (1995-1997), años en los que los escuadrones de la muerte incrementaron las masacres.

La denuncia la hizo el senador Iván Cepeda, del izquierdista Polo Democrático Alternativo (PDA), durante un debate de control político sobre paramilitarismo en el Senado, donde aseveró que Uribe fomentó en aquellos años las Convivir, organizaciones de civiles armadas y germen de las temidas Autodefensas Unidas de Colombia (AUC).

"Hay dos sentencias de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que hacen referencia a distintos hechos ocurridos durante el periodo de gobernación de Antioquia, donde Uribe no atendió las denuncias de paramilitarismo de ciudadanos, frente a las que tuvo una actitud omisiva", aseguró Cepeda.

Para apoyar sus denuncias, el senador presentó una batería de documentos, entre ellos, declaraciones de ex jefes de las AUC, como Salvadore Mancuso, quien confesó haberse reunido en repetidas ocasiones con el entonces gobernador.

El primer encuentro entre ambos se habría producido durante una carrera de caballos a principios de los años 90 del siglo pasado en Montería, capital del vecino departamento de Córdoba y feudo de las AUC; y la segunda, cuando Uribe ya era gobernador, en la hacienda El Ubérrimo, propiedad del expresidente.

Cepeda afirmó que Uribe se reunía habitualmente con el contable de las AUC, Jacinto Alberto Soto Toro, alias "Lucas", de acuerdo a una serie de mensajes escritos por el propio paramilitar y que este miércoles mostró Cepeda al Senado.

El legislador del PDA también presentó un cable desvelado por WikiLeaks, en el que el Gobierno de Estados Unidos afirma que Uribe "fue insistente en que las Convivir debían tener armas de largo alcance".

En aquellos años, Uribe definió a las Convivir como grupos que se defendían de los ataques guerrilleros.

"Está probado que las Convivir fueron estructuras de apoyo al desarrollo de paramilitarismo, como muestran las estadísticas del Centro Nacional de Memoria Histórica", aseguró Cepeda.

De acuerdo a esos datos, entre 1995 y 1996 las masacres se incrementaron 371,4 % en Antioquia.

Reveló que Uribe se reunió con otros paramilitares, como Carlos Castaño, fundador de las AUC, y Carlos Mauricio García (alias "Doblecero").

También denunció que el que fuera comandante de la Policía de Antioquía, el general Flavio Buitrago, estuvo en aquellos años "en la nómina paramilitar" y agregó que cuando Uribe fue presidente le nombró su jefe de seguridad.