El presidente de la Comisión de Política Internacional del Senado de Chile, Hernán Larraín, consideró que es un mal antecedente en el proceso de diálogo bilateral con Bolivia la falta de definición sobre el preacuerdo en torno al Silala.

“Chile lo ratificó (el preacuerdo) pero Bolivia no lo ratificó, por las razones que sea, es un mal precedente para el futuro... sino somos capaces de resolver lo menos, no seremos capaces en resolver lo máximo (mar)”, sostiene el senador del partido Unión Democrática Independiente (UDI), quien  lidera una misión que se reunirá el lunes en La Paz, con su similares de la Asamblea Legislativa.

Bolivia y Chile llegaron a un preacuerdo sobre el Silala, que establece el pago por el 50 por ciento de las aguas que utilizan los chilenos hasta tanto un estudio técnico consolide el derecho propietario boliviano.

Está pendiente el diálogo sobre la deuda histórica. “Eso es algo que se ha planteado, pero no ha tenido una respuesta favorable”, explicó el legislador. De hecho, los miembros chilenos de una comisión técnica se rehusaron a firmar un acta donde Bolivia incluyó el pago de la deuda histórica.

Larraín también afirmó que  es importante avanzar en el diálogo del mar. “Aquí, lo importante es la claridad; qué cosas Chile puede hacer y qué cosas Chile puede ofrecer, y ver cuáles le satisfacen a Bolivia”. Su colega, Eugenio Tuma, aboga por avanzar en ese tema.