“Renovación Nacional ya no es el partido al que yo pertenezco”, afirmó la senadora Lily Pérez al dar a conocer públicamente su decisión de renunciar a la colectividad, la que con su dimisión completa dos senadores y tres diputados menos, ahondando la crisis en la que está sumida.

Tras días de suspenso y “reflexión”, la legisladora optó por cesar su militancia en la tienda luego de dar señales explícitas de que no estaba conforme con la manera en que su partido ha criticado al Gobierno de Sebastián Piñera por la derrota presidencial de la Alianza y más aún –acusó- por el “maltrato y odiosidad de la directiva contra los diputados renunciados” Karla Rubilar, Pedro Browne y Joaquín Godoy y el “clasismo, intolerancia y personalismos” en el que ha caído RN.

Si bien, ya habían informaciones que sostenían que no participaría del Consejo General de la colectividad programado para este sábado, Pérez optó por terminar con la incógnita tras más de 20 años de pertenecer al partido que dirige el senador Carlos Larraín.

Mediante una carta que leyó en dependencias del Senado en Santiago, la parlamentaria explicó las razones que la motivaron a cerrar el capítulo RN para seguir el camino de los diputados que están formando el referente Amplitud, y abrir la puerta a que otras figuras de la colectividad como dirigentes, parlamentarios e incluso los ministros Cecilia Pérez y Bruno Baranda también la abandonen.

Bajo el alero de RN la actual senadora fue oncejal por La Florida entre 1992 y 1996 y diputada los años 1998 a 2006 por el distrito 26 (La Florida). Desde octubre de 2008 se desempeñó como diputada por el distrito 38, en reemplazo del fallecido diputado Pedro Álvarez-Salamanca Buchi y luego en 2010 a la fecha ejerce asumió como senadora por la Región de Valparaíso.

* Vea además en Nacion.cl: RN responde a Lily Pérez: “Este no es un partido clasista”