Senadores del PRI, PAN y PRD consideraron positivo que un grupo de ciudadanos se organice desde ahora para construir una candidatura independiente rumbo a la elección presidencial de 2018, pero criticaron que el objetivo sea para atajar el potencial electoral que tiene Andrés Manuel López Obrador.

En entrevistas por separado, Enrique Burgos, presidente de la Comisión de Puntos Constitucionales; Cristina Díaz, presidenta de la Comisión de Gobernación; Laura Rojas, de la Comisión Anticorrupción y Participación Ciudadana, recordaron que las candidaturas independientes son una alternativa para la participación ciudadana y consideraron positivo que, desde ahora, se busque a un candidato fuerte, para evitar que algún improvisado llegue a la Presidencia.

Cristina Díaz aseguró que buscar una candidatura para enfrentar a un candidato es un derecho de quienes lo promueven; “yo reconozco la honestidad de su intención. En México existe la competencia y si un grupo de ciudadanos tiene la intención de promover una candidatura independiente, el mismo marco jurídico lo permite”

“Ellos están en su derecho. Nosotros lo pusimos en la ley y eso abre un nuevo frente de participación abierta a la ciudadanía, no solamente en el ejercicio y en la obligación de votar, sino en el ejercicio de ser votado. Es una figura importante que da relieve al sistema político. Es un logro de la Reforma Política”, añadió.

Laura Rojas opinó que “es una buena idea que la figura de las candidaturas independientes se tomen en serio y que gente reconocida empiece a hacer una especie de sondeo de quién podría conjugar voluntades para encabezar una candidatura independiente, para evitar que haya un improvisado que busque la Presidencia.

“Pero me parece que es mejor que un candidato independiente se construya por sí mismo, con sus propias propuestas, que hacerlo en reacción de cualquier otro aspirante presidencial, como Andrés Manuel López Obrador, porque cuando lo hacen en función de otro proyecto pueden estar dejando de lado muchos puntos de vista. Sí buscar este proyecto, pero en función de lo que necesita el pueblo de México, no en función de otro candidato”, añadió.

Alejandro Encinas opinó que es “absurdo” construir una candidatura independiente “con el interés de evitar el crecimiento de otro candidato”. “Articularse en torno de ir en contra de algún candidato en particular resulta absurdo, porque entonces no hay ninguna oferta; es la oferta del quítate tú para ponerme yo”, dijo.

Enrique Burgos añadió que las candidaturas independientes son una alternativa para el ciudadano y un acicate para los partidos políticos, que a pesar de sus errores se mantienen como la mejor opción para construir una candidatura, pero valoró que es positivo el esfuerzo, aunque no coincide con el objetivo de que se construya un perfil ex profeso contra otro aspirante.

Descontento. El pasado 22 de septiembre, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) admitió una acción de inconstitucionalidad promovida por el PRI en contra de la llamada leyes antibronco avalada en Puebla.

El 13 de septiembre, el dirigente del PRI, Manlio Fabio Beltrones, anunció que presentaría dicho recurso para echar abajo las leyes que ponen diversos candados a las candidaturas independientes y que fueron aprobadas desde agosto por el Congreso poblano.

El Congreso de Puebla aprobó una iniciativa del gobernador panista Rafael Moreno Valle para exigir a los candidatos independientes entregar en 20 días las firmas requeridas para respaldar su postulación y que los ciudadanos que los impulsan comparezcan personalmente ante los órganos electorales para ratificar su respaldo al aspirante.

Tras recibir el recurso, el presidente de la SCJN, Luis María Aguilar, pidió al Instituto Electoral del Estado de Puebla que informe la fecha en que inicia el próximo proceso comicial en la entidad, con el objetivo de que los ministros resuelvan el asunto antes de que venza el plazo.