Legisladores oficialistas y opositores de Bolivia consideraron "xenófobas y discriminatorias" las medidas migratorias adoptadas por el gobierno argentino, las cuales endurecen los controles migratorios para los bolivianos.

El diputado del oficialista Movimiento Al Socialismo (MAS), Javier Zabaleta, rechazó la firma del decreto que endurece los controles migratorios en Argentina por considerar que se discrimina a los bolivianos.

Este lunes, el presidente de Argentina, Mauricio Macri, firmó el decreto que reforma la Ley de Migraciones de ese país, con lo cual se acortan los tiempos para definir la expulsión de extranjeros con antecedentes penales o con condenas privativas de libertad.

Zabaleta comparó esas medidas como una "copia" de las acciones del gobierno del presidente estadounidense, Donald Trump, las cuales pretenden atacar a los migrantes de otros países, con el pretexto de levantar las banderas del nacionalismo.

Según el diputado oficialista, la cancillería boliviana solicitó informes a los consulados y embajadores para conocer los alcances de esos decretos y cómo afectará a la comunidad boliviana que vive en Argentina, que sobrepasan el millón de personas.

"Nosotros desde la Asamblea Legislativa coordinaremos este proceso para que puedan recapacitar y puedan analizar este tema que no nos lleva a ningún lugar", aseveró Zabaleta.

Por su parte, el diputado de la opositora Unidad Demócrata (UD), Víctor Gutiérrez, dijo que la Asamblea Legislativa  realiza consultas con el Ministerio de Relaciones Exteriores de Bolivia para conformar una misión que permita gestionar garantías en Argentina para los bolivianos.

A su juicio, son decisiones "xenófobas" contra los bolivianos que han contribuido a la economía argentina.

Gutiérrez dijo que el endurecimiento de controles emitidos por Argentina contra los migrantes son "reprochables", y observó que el presidente Macri hace "coro" con Donald Trump, con el pretexto de luchar contra la supuesta delincuencia.

De esta manera se pronunciaron asambleístas sobre la firma del decreto para agilizar la deportación de extranjeros que ingresaron de forma ilegal y para quienes estén vinculados con la comisión de delitos.

La decisión se da poco después de que la ministra argentina de Seguridad, Patricia Bulrich, relacionó a bolivianos, peruanos y paraguayos con el narcotráfico, lo cual generó críticas en Bolivia.

Datos del estatal Instituto Nacional de Estadística (INE) muestran que el 30,4 por ciento de los bolivianos en el extranjero están en Argentina.

 El gobierno boliviano convocó al embajador argentino tras los dichos de la ministra Bulrich, quien señaló que el 33% de los presos por narcotráfico, entre otros delitos, procede de Perú, Paraguay y Bolivia, ante lo cual llamó a "ordenar las relaciones" .