Cataluña. Los dos principales partidos independentistas catalanes llegaron a un acuerdo para intentar poner de nuevo al frente del Gobierno regional a Carles Puigdemont, aunque su estancia en Bélgica para evitar ser detenido en España es un escollo para su investidura en el Parlamento catalán, que debe ser presencial.

El acuerdo se logró la noche del martes en una reunión celebrada entre Marta Rovira, dirigente de ERC (izquierda republicana), y el propio Puigdemont, en nombre de la coalición Junts per Catalunya (JxCat), informaron este miércoles fuentes de ambas formaciones soberanistas.

Investidura telemática. Según informó el diario El País, desde ERC matizaron que el acuerdo no garantiza el nombramiento de Puigdemont porque queda condicionado a que ésta pueda realizarse a distancia, algo que no está contemplado actualmente en el reglamento del "Parlament" de Cataluña.

Fuentes del partido explicaron al rotativo español que Puigdemont propone una investidura telemática o con un discurso leído por otra persona, opciones cuya viabilidad estudiarán.

Fuentes del partido explicaron que Puigdemont propone una investidura telemática o con un discurso leído por otra persona, opciones cuya viabilidad estudiarán.

Desde la Candidatura de Unidad Popular (CUP), un partido antisistema e independentista que en la pasada legislatura apoyó a Puigdemont, tildaron de "positivo" el pacto entre JuntsxCat y ERC. Todavía no hay una fecha fijada para la primera votación de investidura en Cataluña, que se podrá celebrar hasta el 31 de enero.

El próximo Parlamento regional. El acuerdo también es para formar una mayoría de diputados independentistas en la Mesa (órgano de dirección) del próximo Parlamento regional, que se constituirá el 17 de enero, tras las elecciones regionales del 21 de diciembre. El presidente de la cámara legislativa regional sería de ERC.

En esos comicios, JxCat obtuvo 34 diputados, entre ellos Puigdemont, y ERC consiguió 32, a dos de la mayoría absoluta (68); el otro partido independentista, la CUP (radicales antisistema) lograron 4 escaños.

Mientras tanto, el exvicepresidente catalán y líder de ERC, Oriol Junqueras, y el exconsejero regional de Interior, también diputados electos, permanecen en prisión preventiva sin fianza en España en la causa judicial que investiga a todo el anterior gobierno independentista catalán.

Puigdemont y Junqueras habían concurrido en coalición en los anteriores comicios catalanes (septiembre de 2015), y gobernaron juntos hasta ser destituidos por el Ejecutivo español el 27 de octubre pasado.

Otros miembros de ese gobierno están en libertad condicional en España o huidos también en Bélgica, y la mayoría de ellos resultaron elegidos parlamentarios en los comicios de diciembre. La incógnita es cómo se garantizaría que los diputados electos que permanezcan en Bruselas o en prisión puedan votar en las sesiones parlamentarias. En todo caso, queda descartada la opción de que la mayoría independentista bloquee la constitución del Parlamento no asistiendo a la sesión.