Río de Janeiro. El candidato presidencial opositor brasileño, José Serra, se refirió este miércoles al papel de Bolivia en el narcotráfico y culpó al gobierno de ese país de ser cómplice en la entrada de cocaína a Brasil.

Entre 80% y 90% de la cocaína que se consume en Brasil tiene origen en el país vecino, afirmó el ex gobernador del estado de Sao Paulo e integrante del centrista Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB).

"¿Usted cree que podría entrar toda esta cocaína a Brasil sin que el gobierno boliviano haga al menos la 'vista gorda'"?, afirmó Serra a la prensa.

No obstante, advirtió que sus declaraciones no son una acusación sino "un análisis".

"No temo un incidente diplomático. La mejor cosa diplomática para el gobierno de Bolivia es pasar a combatir activamente la entrada de cocaína a Brasil", añadió.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, es uno de los aliados del mandatario brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, en Latinoamérica.

Bolivia es considerado el tercer productor mundial de hoja de coca, insumo básico para la elaboración de cocaína, detrás de Colombia y Perú. El gobierno de Morales ha aplicado planes para erradicar plantaciones ilegales, pero ha defendido la siembra para motivos medicinales y es legal en determinadas cantidades.

El país andino también es uno de los principales productores mundiales de marihuana y, según la policía, la droga de Bolivia tiene como mercados de embarque Brasil, Chile y Argentina.

Serra cree que la policía brasileña también podría ser más eficiente en el combate al ingreso de droga por la frontera.