Sao Paulo. El derrotado candidato opositor a la presidencia de Brasil, José Serra, dijo este domingo que los votos que recibió en las elecciones representan una "victoria estratégica" y anticipó una dura oposición al Gobierno de la mandataria electa Dilma Rousseff.

Quien será la primera mujer en comandar la economía más grande de América Latina, ganó la presidencia con un 56,05% de los votos válidos, contra un 43,95% de Serra, de acuerdo a los resultados con el 99,97% de los sufragios contados.

"Yo vine aquí no para hablar de frustración, sino para hablar de confianza y de esperanza", dijo Serra en un pronunciamiento a militantes y aliados en el que reconoció su derrota electoral.

"En estos meses, cuando enfrentaron fuerzas terribles, ustedes alcanzaron una victoria estratégica, cavaron una gran trinchera, construyeron una fortaleza de defensa de la libertad", sostuvo.

Tras reconocer "con humildad la voz del pueblo en las urnas", Serra hizo una promesa que indica una oposición más dura que la que enfrentó el presidente Luiz Inácio Lula da Silva en los últimos ocho años.

"Para los que nos imaginan derrotados, quiero decir: apenas estamos comenzando una lucha", dijo el integrante del opositor Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB).

"Y nosotros vamos a dar nuestra contribución al país, en defensa de la patria, de la libertad, de la democracia, del derecho que todos tienen de hablar y ser oídos, de justicia social", agregó.

El ex gobernador del estado de Sao Paulo agradeció a sus electores y se preocupó de resaltar a "una juventud que ama a Brasil". Agregó, además, que los militantes le entregaron la energía para la campaña.

"Por eso, mi mensaje de despedida en este momento no es un adiós, sino un hasta luego. La lucha continúa", concluyó.

Gobierno para todos: La senadora Marina Silva, ex candidata presidencial por el Partido Verde (PV) y tercera en las preferencias en primera ronda, pidió el domingo a la presidenta electa Rousseff que haga un Gobierno para todos.

"Pese a haber sido escogida por una parte, pasas a ser gobernante de todos", dijo Silva a la prensa. "Aunque no sean representados en la parte escogida, los que perdieron tienen que desear buena suerte", consideró la senadora.

Silva, que se presentó como una "tercera vía" en estas elecciones, quedó en tercer lugar en la primera ronda, con casi 20 millones de votos, más abajo que Rousseff y Serra.
En la segunda vuelta, Silva y el PV declararon neutralidad en la disputa presidencial.