Milán. El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, comparecerá este lunes ante un tribunal por primera vez en casi ocho años, en un juicio por un supuesto fraude por la adquisición de unos derechos de emisión de televisión.

El corte constitucional retiró la inmunidad a Berlusconi este año, lo que lo expone a tres casos por corrupción y fraude vinculados a su imperio mediático Mediaset, y otro juicio en el que se le acusa de mantener relaciones sexuales con una prostituta menor de edad.

Berlusconi, cuyos índices de aprobación se han hundido en los últimos meses, llegó al tribunal de Milán hacia las 0745 GMT. La última vez que el primer ministro, de 74 años, compareció ante un juez fue en junio de 2003.

Antes del fallo de la corte constitucional en enero, los casos habían sido congelados debido a una ley que le permitía alegar que estaba muy atareado con sus ocupaciones oficiales para preparar su defensa adecuadamente e ir a juicio.

Berlusconi y otras personas como su hijo Pier Silvio Berlusconi, quien es vicepresidente de Mediaset, están acusados de fraude y apropiación indebida por la adquisición de derechos televisivos por precios inflados.

Los acusados niegan las acusaciones.

"Ninguno de los hechos sobre los que la fiscalía de Milán ha basado su caso son verdaderos", dijo Berlusconi en una entrevista telefónica con la televisión italiana el lunes, antes de que comenzara el juicio, previsto para las 0800 GMT.

Unos 60 partidarios del mandatario se concentraron a las puertas del tribunal, ondeando banderas y pancartas en su defensa.

"Son todo iniciativas de la izquierda política para tomar el poder, incluso si no tienen suficientes votos. No saben cómo echarle", dijo un hombre de 70 años a las puertas de la corte.

Otro juicio en el que Berlusconi está acusado de soborno se reinició en Milán la semana pasada pero el primer ministro, que tenía previsto informar al Gobierno sobre la emergencia en Libia, no compareció.

Cuando se le preguntó si acudiría a otras vistas dentro de un cambio en su estrategia de defensa, Berlusconi dijo: "Iré a aquellos en los que me puedo representar a mí mismo, con el objetivo de no suspender los juicios porque todos los juicios son absolutamente absurdos y carecen de base".

Berlusconi ha negado haber cometido ninguna ilegalidad en ninguno de los casos y dice que, injustamente, es objeto de jueces con motivaciones políticas que quieren hacerle caer.

El juicio más destacado, en el que el primer ministro está acusado de mantener relaciones con una bailarina de un club nocturno adolescente llamada Karima el Mahrug, más conocida por el nombre artístico de Ruby, comenzará el 6 de abril.