Río de janeiro.  Al menos 13 de los 27 estados de Brasil registraron hoy manifestaciones que incluyeron el corte de carreteras, en protesta por la orden de prisión contra el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010), quien tiene de plazo hasta las 17:00 horas (20:00 GMT) de este viernes para entregarse a la policía.

     Las manifestaciones, lideradas por movimientos y sindicatos de izquierda, se registraron en los estados de Alagoas, Bahía, Espírito Santo, Mato Grosso, Mato Grosso do Sul, Minas Gerais, Pará, Paraíba, Paraná, Pernambuco, Río Grande do Norte, Sao Paulo y Sergipe.

     En Paraíba, una mujer resultó herida tras recibir un disparo en la pierna cuando protestaba contra el corte de una carretera que realizaban simpatizantes de Lula.

     El Movimiento de los Trabajadores Sin Tierra (MTST) aseguró que al menos 85 carreteras de Brasil fueron cortadas debido a las protestas lideradas por la entidad.

     La noche del pasado jueves, un hombre favorable a la detención de Lula fue agredido en Sao Bernardo do Campo, el municipio en el que vive el ex mandatario, y fue trasladado inconsciente a un hospital, tras una pelea con simpatizantes de Lula, informaron medios locales.

     Desde el jueves, Lula se encuentra en la sede del Sindicato de los Trabajadores Metalúrgicos del ACB (el cinturón industrial de Sao Paulo), en Sao Bernardo do Campo, donde empezó su carrera política; el edificio está rodeado de miles de simpatizantes del ex presidente y del Partido de los Trabajadores (PT).

     Según determinó el juez federal Sergio Moro, responsable en primera instancia de la trama de corrupción en la estatal Petrobras, Lula tiene hasta las 17:00 horas de hoy para entregarse a la policía y empezar a cumplir la sentencia de 12 años y un mes de prisión que recibió en enero pasado por corrupción pasiva y lavado de dinero.

     Lula está acusado de haber recibido un departamento en el litoral de Sao Paulo por parte de la constructora OAS a cambio de favorecerla en contratos con Petrobras, lo que ha sido rechazado por el ex mandatario.