Excelsior.com.mx. En época de campañas, usualmente los candidatos tratan de situarse en sintonía con la manera de pensar de sus electorados objetivo. Al valorar el posicionamiento de los simpatizantes de los principales partidos mexicanos, se observa que, contrario a lo que muchos piensan, los panistas son en promedio más liberales en lo moral que los priistas, quienes resultan ser los más conservadores.

En cambio, como suele creerse, los perredistas son los más ubicados a la izquierda en lo económico, mientras los panistas se sitúan más a la derecha, según la encuesta en viviendas BGC-Excélsior sobre el tema.

Para medir la ubicación en la dimensión moral, se construyó un índice con una escala de 0 a 10, donde 0 es la posición más liberal y 10, la más conservadora. Tal escala se formó a partir de las respuestas sobre cuatro temas: aborto, adopción de hijos por parejas homosexuales, eutanasia y conformación del matrimonio sólo por un hombre y una mujer.

A su vez, se diseñó un índice económico, con una escala de 0 a 10, donde 0 es el posicionamiento más liberal y 10, el más conservador, que se basó en la posición de la gente en torno a la participación privada en la producción eléctrica, al equilibrio fiscal, la preferencia en torno al control de la inflación versus el control del desempleo, y la aplicación de mayores tasas de impuestos a la población más rica.

Los simpatizantes priistas, en promedio, aparecen como más conservadores -índice de 6,5-, en tanto que los perredistas y panistas tienden a ser más liberales -índice de 4,1-.

En lo económico, los perredistas tienden a asumir posturas más de izquierda -índice de 2,4-, en tanto que priistas -6- y sobre todo panistas -7,3- se ubican más a la derecha.

El electorado independiente asume posturas más intermedias en lo moral -4,4-, pero más a la izquierda en lo económico -3,7-.

En lo moral, el mayor conservadurismo de los priistas se muestra en que son los más inclinados a que el matrimonio sólo puede formarse por un hombre y una mujer -totalmente de acuerdo/de acuerdo, 72%-; en contraste, esta cifra baja a 51% en los perredistas.

Igualmente, los simpatizantes del PRI se muestran menos liberales sobre la eutanasia, tienen opiniones muy divididas: 39% la respalda, pero 35% está en contra. En cambio, los panistas expresan una posición favorable -totalmente de acuerdo/ de acuerdo, 53%-. Los perredistas tienden a respaldarla.

Sobre la adopción por parte de homosexuales, las distinciones son menores, los priistas asumen una postura algo más conservadora -totalmente en desacuerdo/en desacuerdo, 63% contra 56% entre panistas-.

Con aborto, tampoco se observan diferencias amplias, aunque entre los perredistas se dan porcentajes algo menores de rechazo total a la interrupción del embarazo -totalmente en desacuerdo, 15%, contra 22% entre los panistas-.

En el posicionamiento económico, en los perredistas se observa en sus posturas más estatistas, por ejemplo, entre ellos se muestra una mayor oposición a la participación de la iniciativa privada en la producción de electricidad -41%-, que entre los priistas -31%- o los panistas -30%-.

La posición en torno a la progresividad en los impuestos no marca diferencias notables. Sin embargo, se observa mayor respaldo total entre perredistas a la idea de que los ricos paguen más impuestos -totalmente de acuerdo, 38%-.

Un aspecto donde los simpatizantes del PRD opinan de manera contraria a una posición teóricamente de izquierda es el referido al control del desempleo frente al del aumento de precios. Los perredistas se inclinan más por el control inflacionario -42%-, que se supone es una postura más de derecha. En cambio, panistas e independientes tienen puntos de vista más divididos; los priistas se ubican con un punto de vista promedio más parecido al del perredismo.

En cuanto a la necesidad de finanzas equilibradas donde no haya déficit aun cuando se tenga que reducir el gasto social, la postura promedio de los simpatizantes de los distintos partidos es bastante similar.