El vicepresidente chino, Li Yuanchao, inició este lunes una visita oficial a Venezuela en la que selló con las autoridades del país el compromiso de dar un nuevo impulso a la estrecha relación bilateral forjada durante los 14 años de gobierno del fallecido presidente Hugo Chávez.

"Venimos para ampliar las coincidencias políticas y las áreas de cooperación de beneficio recíproco y ganancia compartida", dijo Li Yuanchao al ser recibido por el presidente venezolano, Nicolás Maduro, en el palacio presidencial de Miraflores donde firmaron cuatro acuerdos.

Los convenios firmados este lunes tienen que ver la construcción de un puerto en Venezuela con un crédito de China para que la estatal petroquímica Pequiven cuente con un terminal marítimo.

Asimismo, se constituyó un acuerdo de cooperación en materia de hidrocarburos, petroquímica y minera entre Venezuela y China con la idea de desarrollar la integración y cooperación en las áreas de hidrocarburos, petroquímica y minera.

También se firmó un convenio para el desarrollo, asesoría, asistencia y capacitación técnica en la producción, instalación y mantenimiento técnico de líneas de ensamblaje de equipos electrónicos para telecomunicaciones.

El cuarto acuerdo busca promover e intensificar la cooperación entre las distintas áreas de interés entre ambos países "sobre la base de los principios de igualdad respeto mutuo de la soberanía y equidad de ventajas", dice el documento firmado por las partes.

En momentos en que el gobierno venezolano ha denunciado que enfrenta una "guerra económica" para desestabilizarlo, el dirigente chino expresó su deseo de "que el pueblo venezolano pueda gozar de prosperidad y que registre éxitos continuos en la construcción del socialismo del siglo XXI".

Maduro dijo que las relaciones entre los dos países tienen "una dimensión gigante", y reiteró que es "una alianza estratégica para el desarrollo compartido que comenzó de cero y que ya supera los US$10.000 millones en intercambio comercial".

El gobernante puntualizó que en ese intercambio Venezuela manda "energía" a China, mientras el país asiático envía apoyo para el desarrollo agroindustrial alimentario, cooperación financiera y tecnológica.

Más temprano, Li Yuanchao, sostuvo un encuentro con el presidente del Parlamento, el oficialista, Diosdado Cabello, con el vicepresidente venezolano, Jorge Arreaza, y el canciller del país suramericano, Elías Jaua.

Tras las reuniones apuntó que Venezuela y China incrementarán el intercambio político de alto nivel, profundizarán la mutua confianza en lo político y expandirán la cooperación económica comercial.

"También la cooperación en el tema de las inversiones", apuntó.

Con Arreaza y Cabello sostuvo "buenas conversaciones" y alcanzó "importantes coincidencias sobre cómo impulsar más la asociación estratégica destinada al desarrollo compartido entre China y Venezuela".

El vicepresidente chino afirmó que formulaba "sinceros votos porque el pueblo venezolano bajo la conducción de Nicolás Maduro siga avanzando en el camino trazado por el presidente Hugo Chávez".

En momentos en que el gobierno venezolano ha denunciado que enfrenta una "guerra económica" para desestabilizarlo, el dirigente chino expresó su deseo de "que el pueblo venezolano pueda gozar de prosperidad y que registre éxitos continuos en la construcción del socialismo del siglo XXI".

La "guerra económica" incluye un desabastecimiento de productos básicos y medicinas que el gobierno del presidente venezolano, Nicolás Maduro, atribuye a un plan de la oligarquía para derrocarlo, y los empresarios y sectores políticos a las políticas restrictivas del Ejecutivo en materia de acceso a divisas, a materias primas y la regulación de precios.

La visita del dirigente chino estará centrada en ámbitos como energía e infraestructura, dos aspectos clave de la relación bilateral, aunque China no habló de la firma de nuevos acuerdos la semana pasada, cuando anunció la presencia del vicepresidente en Caracas.

China y Venezuela mantienen una estrecha alianza política y comercial que se ha incrementado en la última década con la firma de cientos de acuerdos de cooperación, especialmente en el ámbito energético y de construcción.

Venezuela es además el mayor receptor de crédito chino en Latinoamérica, que paga en parte con el envío de barriles de petróleo al gigante asiático.

Li Yuanchao comenzó su visita este lunes temprano, colocando una ofrenda floral en la estatua al prócer independentista Simón Bolívar situada en la principal plaza de Caracas y posteriormente mantuvo los encuentros con Jorge Arreaza, Jaua y Cabello.

El vicepresidente llegó el domingo a Venezuela desde Argentina, los dos países elegidos para realizar su primera visita a Latinoamérica y su primer viaje al exterior desde su nombramiento en el cargo tras el relevo del régimen comunista asiático hace dos meses.

China, la segunda economía del mundo, mantiene importantes intereses comerciales en Latinoamérica, que alberga gran cantidad de materias primas que el país asiático necesita para alimentar su creciente industria.