Santiago, Andina. Algunos de los principales líderes sociales chilenos dijeron este miércoles a la prensa internacional que desean constituir un frente unitario que dispute el poder al presidente Sebastián Piñera y a la derecha.

"Tenemos que levantar nuestras propias propuestas de desarrollo, pues la oposición de centro izquierda aún está desconcertada por la derrota en las presidenciales" de 2010, dijo el presidente de los empleados públicos, Raúl de la Puente.

La idea, articulada en torno a las movilizaciones sociales, es "organizar un sujeto político con vocación de poder, el que hoy no existe", agregó la presidenta de los estudiantes de la Universidad de Chile, Camila Vallejo.

La iniciativa, que debería concluir en un paro nacional este año, busca que "el mundo social sí incida en el mundo nacional", aportó la dirigenta nacional del profesorado Bárbara Figueroa.

El anuncio, en medio de críticas a la centroizquierda por no resolver los problemas estructurales del país durante los 20 años que estuvo en el poder, antecede un amplio llamado a protestas, con motivo del segundo informe a la Nación de Piñera.

"Creemos que la movilización del 21 de mayo será la más importante de los últimos años", sostuvo la dirigenta estudiantil Camila Vallejo.

Los dirigentes, aunque afirmaron que no esperan nada del gobierno, dijeron que confían en que la unidad de los gremios derive en una unidad de la oposición al gobierno.

Sobre lo mismo, señalaron que es importante detener las políticas de privatización de la educación y la salud impulsadas por las autoridades, según recoge un despacho de la agencia de noticias DPA.

"Pero es difícil porque hoy Chile es un país administrado por sus propios dueños", ironizó de la Puente, en alusión a que Piñera y varios de sus ministros son empresarios o ex gerentes de grupos económicos.

El gobierno, con la popularidad en un 40 por ciento según encuestas, defendió los últimos días su agenda social, la que incluye iniciativas en temas de postnatal, pensiones y educación.