El pasado 3 y 4 de diciembre se llevó a cabo en Santiago de Chile el VI Encuentro Sindical Unión Europea – América Latina y el Caribe (UE-ALC) para debatir sobre un nuevo modelo de desarrollo y analizar el papel del movimiento sindical en el proceso de relaciones políticas, económicas y sociales entre ambas regiones.

La cita, celebrada en el marco de los trabajos preparatorios de la I Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de la Comunidad de Estados latinoamericanos y caribeños (CELAC) y la UE, convocó a cerca de 80 sindicatos de las centrales afiliadas asociadas a las entidades organizadoras de esta reunión: la Confederación Europea de Sindicatos (CES), a la Confederación Sindical Internacional (CSI) y a la Confederación Sindical de Trabajadores/as de las Américas (CSA).

En el evento, los participantes coincidieron en señalar la necesidad de “despojarse de las orientaciones neoliberales” que, a su juicio, “han predominado en Europa y en muchos países latinoamericanos”.

La secretaria general de la CES, Bernadette Ségou en su intervención aseguró que en la actualidad se están impulsando medidas de austeridad que demandan sacrificios sólo a las capas más débiles. “Son injustas porque afectan a los salarios, la protección social y los convenios colectivos en lugar de afrontar de manera seria las cuestiones de injusticia impositiva, la redistribución y la lucha contra la evasión y el fraude fiscal”, comentó.

Por último, en el VI Encuentro Sindical Unión Europea – América Latina y el Caribe (UE-ALC) se indicó que es “urgente” que los países adopten medidas que promuevan el trabajo decente y se desarrollen políticas que fomenten el empleo.

Como en ediciones pasadas, las demandas sociales serán expresadas en un documento final y presentadas a la Cumbre CELAC-UE, el 26 y 27 de enero de 2013.
Trayectoria


Las cumbres sindicales entre la UE y ALC nacieron en 2002 con el fin de establecer una coordinación sindical entre ambas regiones y diseñar un programa de acción común entre los trabajadores ante la globalización.

A este primer encuentro de sindicalistas le siguieron otros: en Ciudad de México (2004), Viena (2006), Lima (2008) y Madrid (2010), coincidiendo con las citas de mandatarios UE-ALC. El lema del encuentro de Madrid fue “El fomento del empleo, la cohesión social y los derechos de los trabajadores en las relaciones entre Europa y AL” al que también llegaron cerca de 80 representantes de los dos continentes, así como dirigentes de las coordinadoras subregionales latinoamericanas y de las federaciones sindicales internacionales.