México, EFE. El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) eligió este viernes a Juan Díaz de la Torre como su nuevo presidente, en sustitución de Elba Esther Gordillo, detenida esta semana bajo cargos de delincuencia organizada y de operaciones financieras irregulares.

En una votación celebrada la madrugada de este viernes en el marco de la XXXVI sesión extraordinaria del Consejo Nacional del SNTE, 268 delegados del sindicato votaron a favor de Díaz de la Torre, también secretario general de la organización gremial, y uno más se abstuvo.

Díaz de la Torre conservará ambos cargos, el de secretario general y el de presidente del Consejo General Sindical para el Fortalecimiento de la Educación del SNTE.

El nuevo presidente del SNTE ofreció un discurso en el que no se refirió en ningún momento a la situación legal de Gordillo, en prisión desde hace dos días y quien estuvo al frente del sindicato 23 años, diez meses y cuatro días.

Según la fiscalía, Gordillo se benefició presuntamente de una triangulación financiera que usaba aportes sindicales para cubrir gastos personales como compras en una tienda departamental de lujo, tratamientos de cirugía estética, adquisiciones inmobiliarias y el mantenimiento del avión que usaba.

Además de ella están detenidas otras tres personas que presuntamente sirvieron para canalizar fondos del SNTE por un monto superior a 2.000 millones de pesos (US$157 millones), con el fin de cubrir los gastos de Gordillo.

El SNTE enfrenta un "momento histórico" con los cambios que vendrán en el país debido a la reforma educativa recién promulgada por el presidente Enrique Peña Nieto y a la que se opuso Gordillo por considerar que vulneraba los derechos de los maestros, indicó Díaz de la Torre.

"Por eso en la coyuntura actual de la reforma educativa que el país requiere y que nosotros avalamos, es importante que la sociedad conozca que debe de ir acompañada" por un cambio en el sistema de escuelas donde se forman los docentes, apuntó Díaz de la Torre.

Consideró que sin cambios reales en la estructura educativa de México, lo que se hará es "invertir millones y millones de pesos de los impuestos de los mexicanos para generar maestros para el desempleo".

Además, deploró que en su país haya "una campaña sistemática, descarada" para "desacreditar a los maestros desde hace cuando menos tres o cuatro años", incluso "linchándolos moralmente" y haciéndolos responsables de algunos de los males del país.

Lamentó que intenten poner a los maestros "en el banquillo de los acusados (...) aquellos que nunca han tenido necesidad de que alguien los represente porque en muchos casos su origen social les ha dado condición económica que no requieren de eso".

"No hay, desde mi formación profesional y desde mi experiencia pedagógica y educativa, ningún país en la historia de la humanidad que haya alcanzado los objetivos de desarrollo a partir de la denigración de sus maestros. Es un crimen lo que están haciendo" apuntó.

Por último, instó a los maestros de México a estar unidos y a luchar por que esta organización gremial, fundada en diciembre de 1943, mantenga una presencia nacional.

Con 1,2 millones de docentes afiliados, el SNTE es unos de los sindicatos más grandes de América Latina.

Según contaron a Efe fuentes de dos de sus secciones, los maestros aportan al SNTE el 1 % de su salario, que puede variar entre los 3.500 y los 15.000 pesos (275 y 1177 dólares), dependiendo del nivel del docente.

Ese dinero, que es descontado cada mes del suelo de los docentes, va a parar a manos de la dirección sindical, que devuelve aproximadamente el 10 % a las secciones para su financiación y el resto lo administra.

Cesar Martínez, integrante del centro de comunicación de prensa y propaganda de la sección 22 del SNTE, bastante combativa y que se ha enfrentado a la dirigencia sindical, dijo a Efe que la detención de Gordillo "no es más que un ajuste de cuentas de las cúpulas que están peleando por el poder".