La Paz. La dirigencia de la central que agrupa a todos los sindicatos de Bolivia decidió abandonar este lunes el diálogo con el gobierno que trataba la demanda de un incremento salarial que compense el alza de precios, informó el ministro de la Presidencia, Oscar Coca.

"La Central Obrera Boliviana (COB) ha hecho conocer su propuesta y planteamos que esta propuesta sea compatibilizada con datos del instituto de estadísticas, pero después de dos horas y media de tratar ese punto lamentablemente los dirigentes se han levantado y abandonaron la reunión", dijo el ministro.

Dirigentes sindicales se reunieron con el gobierno para plantear su demanda de un salario mínimo equivalente a unos US$1.200, más de diez veces del actual, petición que para el presidente, Evo Morales, es "descabellada" e "irracional".

El ministro de Trabajo, Félix Rojas, reiteró que el incremento salarial para esta gestión será superior a la tasa de inflación de 2010, que fue de un 7,18%, "pero los trabajadores piden un incremento de 1.022%".

El secretario ejecutivo de la COB, Pedro Montes, anunció antes del inicio del diálogo que este martes se realizará un ampliado nacional para analizar las propuestas del gobierno y definir nuevas medidas de protesta.

La COB, que hasta hace poco era una de las principales aliadas del gobierno, rompió el diálogo con autoridades y realizó una huelga de 24 horas para presionar por el incremento salarial.

Bolivia, uno de los países más pobres de Latinoamérica, sufre una escasez de alimentos y una fuerte subida de precios de los principales alimentos, que para Morales se debe a la especulación y al cambio climático.