Madrid. Los principales sindicatos españoles convocaron a marchas para el martes en protesta por la rápida reforma de la Constitución que fija un límite al déficit fiscal, mientras que gobiernos en toda Europa intentan aplicar medidas de austeridad ante la crisis de la zona euro.

Otros grupos, incluyendo a miembros del movimiento conocido como los "indignados" liderado por jóvenes, está previsto que apoyen la marcha, que comenzará en la plaza de Cibeles y acabará en la Puerta del Sol, donde manifestantes acamparon durante casi un mes este año para protestar contra el sistema político y económico español.

El desempleo juvenil supera el 40% en España y uno de cinco trabajadores están desempleados.

La manifestación de Madrid está organizada por los dos principales sindicatos españoles, Comisiones Obreras (CCOO) y UGT, y ocurre el mismo día en que en Italia se celebra una huelga contra los planes de austeridad que se debaten en el Senado.

Las protestas de este martes seguirán a otras organizadas la semana pasada por los "indignados" y un día antes de que el Senado vote la reforma constitucional que impedirá, mediante ley orgánica, un déficit superior al 0,4% del Producto Interno Bruto (PIB) a partir del 2020 para el conjunto de las administraciones públicas.

La reforma está previsto que sea aprobada puesto que tanto el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), en el poder, como la principal formación de oposición, el Partido Popular (PP), están a favor.

Los dos principales partidos españoles alcanzaron una inusual tregua política sobre el freno al déficit, argumentando que es esencial para mostrar a los mercados que España es creíble en la gestión de su deuda.

El Congreso dio luz verde la semana pasada por abrumadora mayoría a la reforma, con los votos favorables del PSOE y el PP, pero algunos partidos políticos más pequeños, como Izquierda Unida y los nacionalistas vascos y catalanes se opusieron.

Los partidos minoritarios en el Congreso consideran que rompe el acuerdo parlamentario que se alcanzó en la transición, y quieren un referéndum para decidir sobre el que sería el segundo cambio desde la promulgación de la Constitución en 1978, tres años después de la muerte del dictador Francisco Franco.

El primero fue cuando se adaptó al Tratado de Maastricht en 1992 para que los extranjeros pudieran votar en las elecciones locales.

El presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, sugirió el techo de deuda después de que una cumbre franco-alemana lo propusiera a los países de la eurozona como una forma de dar confianza a los mercados.

El mes pasado el diferencial de rendimiento de los bonos del país estuvo peligrosamente cerca de los niveles que provocaron el rescate de Grecia y otros países europeos, y se recuperó solo después de una campaña sostenida de compra de bonos por parte del Banco Central Europeo.

El déficit español es motivo de preocupación por si el país pudiera necesitar un rescate al estilo de Grecia. El país se ha comprometido a rebajar el déficit del sector público al 3% del PIB para finales del 2013, en línea con las directrices europeas.

España también se ha comprometido a reducir su déficit, uno de los más altos de la zona euro, a un nivel del 6% del PIB a finales de este año, desde el 11,1% en 2009.