Madrid. Los líderes de los principales sindicatos y políticos de izquierda tienen previsto realizar el martes un acto de apoyo al juez Baltasar Garzón, que se enfrenta a un posible juicio en el Tribunal Supremo por un presunto delito de prevaricación al investigar los crímenes del franquismo.

La querella contra Garzón, por la causa del franquismo, fue interpuesta por el sindicato derechista Manos Limpias, a la que se adhirieron la organización Libertad e Identidad y Falange Española, que acusan al juez de investigar crímenes a sabiendas de que no era competente para instruir el caso y conocer la prescripción de los delitos y la muerte de víctimas y autores.

Varias asociaciones de juristas acusaron de "injustificado" el encausamiento de Garzón, e incluso el presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, destacó su trayectoria en la lucha contra el grupo separatista vasco ETA.

Asociaciones de víctimas del franquismo e incluso importantes periódicos extranjeros, como el New York Times, salieron en defensa del magistrado.

Garzón defendió su actuación y aseguró que demostrará su inocencia "absoluta" por la interpretación de las normas, algo que afirma comparten muchos otros juristas.

El magistrado había solicitado declaraciones de juristas internacionales expertos en crímenes de lesa humanidad y de magistrados y fiscales de la Audiencia Nacional, que fueron rechazadas por un juez del alto tribunal.

La condena por prevaricación de los funcionarios públicos es de entre siete y 10 años de cárcel, y de ser declarado culpable, Garzón podría ser expulsado de la carrera judicial.