Ankara. La jefa de ayuda humanitaria de Naciones Unidas, Valerie Amos, dijo este viernes que exigió a Siria un acceso irrestricto al país para entregar ayuda a las víctimas de la violencia, pero que el gobierno del presidente Bashar al-Assad aún no se lo ha concedido.

"El gobierno sirio ha pedido más tiempo para evaluar el acuerdo y he tenido que ceder. De hecho es muy importante, en mi opinión, que obtengamos un acceso ilimitado", afirmó en Ankara luego de una visita a Siria.

"Sin embargo, el Gobierno ha aceptado un ejercicio de evaluación limitada de las agencias de la ONU y de autoridades sirias que nos podría dar cierta información sobre lo que está ocurriendo en el país", declaró.

En una conferencia de prensa, Amos comentó la impresión que le causó el jueves su visita al vecindario de Baba Amro en la ciudad de Homs, el centro de la ofensiva lanzada por Assad contra los rebeldes.

"Quedé devastada por lo que vi, esa parte de Homs está totalmente destruida, ya no queda gente. Las personas que vi intentaban proteger sus posesiones", sostuvo. "Y es importante saber lo que le ha sucedido a esas personas", agregó.

Combatientes rebeldes huyeron de Homs hace una semana luego de un bombardeo de casi un mes por parte de las fuerzas del Gobierno. Amos, quien es británica, fue la primera alta funcionaria de un organismo internacional en visitar Baba Amro desde que las fuerzas del Gobierno ingresaron a la zona.

Previamente en el día, Amos visitó a refugiados sirios en un campamento situado en el sur de Turquía donde más de 250 personas intentan protegerse del conflicto tras haber cruzado la frontera, dijo el Ministerio de Relaciones Exteriores turco.

El número de refugiados sirios que ha ingresado a Turquía ha crecido en los últimos días, dijeron funcionarios. Unos 12.000 sirios están registrados en campamentos establecidos en la provincia turca de Hatay, en el sur de Turquía, informó el ministerio.