Beirut. Decenas de civiles fueron asesinados a sangre fría en la ciudad siria de Homs, informaron el lunes activistas opositores y la prensa estatal, pero las fuentes dieron distintos responsables para lo que los dos bandos calificaron de masacre.

La matanza en Homs, así como un ataque militar a la noroccidental ciudad de Idlib, coincidió con una misión de paz el fin de semana del enviado de la ONU y la Liga Arabe Kofi Annan, quien dejó Damasco este domingo sin un acuerdo sobre una tregua o acceso humanitario.

"Los grupos armados terroristas secuestraron muchos civiles en la ciudad de Homs (...) mataron y mutilaron seis cuerpos y los filmaron para mostrarlo en la prensa", dijo la agencia de noticias estatal SANA en su sitio web.

Las imágenes dadas a conocer por activistas opositores en YouTube mostraban hombres, mujeres y niños muertos en un cuarto lleno de sangre.

Los Comités de Coordinación Local de Siria, una red de activistas opositores, dijeron que al menos 45 mujeres y niños fueron apuñalados y quemados en el distrito de Karm al-Zeitoun en Homs, y que siete personas fueron asesinados en el distrito de Jobar, adyacente al ex bastión rebelde de Baba Amro.

Activistas contactados en Homs acusaron a milicianos alauitas leales al presidente Bashar al-Assad de llevar adelante las matanzas protegidos por las fuerzas militares sirias.

Las restricciones del Gobierno sirio hacen muy difícil la verificación de los reportes de las autoridades y sus oponentes desde que el levantamiento contra el presidente Assad comenzó hace un año.

SANA dijo que las matanzas en Homs "perpetradas por los grupos terroristas armados y dados a conocer por (las cadenas satelitales de televisión) Al Jazeera y Arabiya ... coinciden con la sesión de hoy del Consejo de Seguridad de la ONU para pedir una interferencia extranjera en Siria".

El Consejo de Seguridad llevará adelante más tarde el lunes una reunión sobre las revueltas árabes y la secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, planea reunirse en paralelo con el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergei Lavrov.

Rusia y China han bloqueado los intentos de aprobar una resolución del Consejo de Seguridad condenando a Damasco por sus intentos de aplastar la rebelión, en la que la ONU estima murieron más de 7.500 personas.

Las autoridades sirias dijeron en diciembre que los insurgentes mataron a 2.000 soldados y policías.

Estados Unidos tiene el borrador de una nueva resolución, pero duda, al igual que Francia, que la misma sea aceptada.

China se mostró optimista, pero no dio detalles.

"China ha participado activamente en la discusión sobre este borrador de resolución y elevó sus ideas sobre una revisión", dijo el lunes el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores Liu Weimin.

"También respaldamos el plan de la comunidad internacional de jugar un rol activo en la solución política del tema sirio".

China y Rusia, al igual que las naciones árabes y occidentales, respaldaron la misión de paz de Annan, pero no hubo acuerdo entre el Assad, quien está aniquilando a la disidencia, y sus oponentes, que están decididos de derrocarlo.