Londres. El presidente turco, Abdullah Gul, acusó este miércoles al gobierno sirio de usar la opresión y la violencia contra su pueblo, y dijo que la situación en el país había alcanzado un "punto de no retorno".

"Hemos llevado a cabo esfuerzos colosales en público y privado para convencer a los dirigentes sirios de que lideren una transición democrática", dijo Gul en un discurso patrocinado por Wilton Park, un grupo de expertos británicos sobre política exterior.

"Pese a todo esto, el régimen Baath continúa usando la opresión y la violencia contra su propio pueblo. La violencia alimenta violencia. Ahora, desafortunadamente, Siria ha llegado a un punto de no retorno", dijo.

Gul afirmó que el futuro de Siria es importante para toda la región, dado que el país descansa sobre divisiones sectarias.

"Definir esta lucha democrática en divisiones sectarias, religiosas y étnicas arrastraría a toda la región a disturbios y derramamiento de sangre", advirtió.