El Cairo. El presidente egipcio, Abdel Fattah al-Sisi, fue reelegido con el 97% de los votos, la misma proporción que obtuvo el excomandante militar hace cuatro años para su primer mandato, mostraron los resultados oficiales el lunes.

No obstante, la participación fue menor, de un 41%, pese a los esfuerzos para conseguir que el mayor número posible de egipcios acudiera a los colegios electorales durante el proceso de votación, que se prolongó durante toda la semana pasada.

Sisi tenía virtualmente garantizada una victoria aplastante, que fue confirmada por los primeros recuentos tras el fin de la votación del miércoles.

En la elección solo había otro candidato -un fervoroso defensor de Sisi-, ya que todos los rivales opositores serios suspendieron sus campañas en enero. El principal aspirante fue arrestado y su director de campaña recibió una paliza, mientras que otros aspirantes se retiraron argumentando intimidaciones.

La bajada de la participación es un revés potencial para Sisi, que insinuó antes que veía la elección como un referendo sobre su presidencia más que una auténtica competencia.

Sisi aseguró que quería más candidatos en liza y que no tenía nada que ver con las retiradas opositoras.

La comisión electoral dijo que la votación fue libre y justa cuando ofreció los resultados en un anuncio televisado el lunes.

La bajada de la participación es un revés potencial para Sisi, que insinuó antes que veía la elección como un referendo sobre su presidencia más que una auténtica competencia. La afluencia en los comicios de 2014 fue del 47%.

Los medios estatales habían asegurado que no acudir a votar era una traición a Egipto. Algunos votantes dijeron que se les ofreció incentivos para depositar sus sufragios, incluido dinero y comida, reportaron medios locales e internacionales, aunque no desvelaron quién hizo las ofertas.