El líder socialista griego Evangelos Venizelos prometió el sábado que no aplicaría nuevos impuestos a los ciudadanos y que en cambio se centraría en reformas como la apertura de profesiones cerradas en caso de que resulte el ganador en las elecciones nacionales del mes próximo.

Venizelos -que se desempeñó como ministro de Finanzas del país hasta el mes pasado, cuando asumió el mando de PASOK, el partido socialista griego- ha quedado rezagado contra su rival en los sondeos, el conservador Antonis Samaras, porque los votantes castigan a su partido por apoyar las impopulares medidas de austeridad.

Durante una presentación del programa económico de su partido, Venizelos dijo que el país completaría sus obligaciones bajo su último paquete de rescate internacional al 2015 con ahorros por 11.700 millones de euros (US$15.510 millones) en tres años en vez de en dos.

"Le podemos asegurar a los ciudadanos griegos que el regreso a la vida normal, a las condiciones normales -a la consideración, a la seguridad- está cercano", dijo a los simpatizantes del partido.

"Hemos pasado por la mayor parte de un camino duro y difícil. Queda la parte final", sostuvo.

Se espera que PASOK, que llegó al poder el 2009 con casi un 44% de los votos, capte apenas un 14% a un 19% en la elección del 6 de mayo.

El partido ha asumido la mayor parte de la ira de los votantes por los drásticos cortes en el gasto que adoptó Grecia bajo la presión de los prestamistas extranjeros a cambio de dos rescates para evitar la quiebra.

Las medidas han profundizado una recesión que actualmente está en su quinto año, reducido los sueldos en el sector privado en un cuarto sólo en el último año, reducido jubilaciones y disparado el desempleo a la cifra histórica de un 21%.

Pero Venizelos ha contribuido a producir un ligero repunte para PASOK - en febrero, su apoyo era de un mínimo histórico de un 8%- desde que asumió su liderazgo de manos del ex primer ministro George Papandreou.

"Prometemos y aseguramos (al pueblo griego) que no se impondrán nuevos impuestos", afirmó.

"Nos centraremos en reformas estructurales para tener un Estado más eficiente (...) abrir profesiones y mercados y permitirle a todos el acceso libre a la actividad económica y de producción", agregó.

Revocación de Impuestos. Nueva Democracia -el partido conservador- y PASOK son los únicos dos partidos principales que apoyan el rescate. Una coalición renovada entre ellos es considerada la única opción viable para que la nación continúe la implementación de las esenciales reformas y pueda permanecer dentro del euro.

Partidos menores de derecha e izquierda que buscan el tercer lugar se oponen al rescate.

Samaras, jefe de Nueva Democracia y competidor con ventaja en la carrera electoral, prometió la semana pasada que si era elegido bajaría los impuestos y subiría el gasto social, sin incumplir las metas presupuestarias impuestas por los prestamistas internacionales.

Samaras dijo que invertiría 550 millones de euros (US$726 millones) para incrementar las bajas pensiones y apoyar a las familias y a los ganaderos.

Venizelos, a cambio, prometió una revocación gradual de un tributo extraordinario "de solidaridad" impuesto en años anteriores. Agregó que bajaría en un 10% las contribuciones a la seguridad social para reactivar a la economía e impulsar el empleo.