Atenas. Un cambio de liderazgo impulsó la popularidad del partido Socialista de Grecia unas semanas antes de las elecciones parlamentarias, según mostraron el sábado varios sondeos de opinión.

Antes de que el ex ministro de Finanzas Evangelos Venizelos sucediera a Georgios Papandreou al frente del PASOK, el partido socialista registraba un apoyo de menos del 10%, entre 7,2 y 10,8 puntos porcentuales por detrás de sus rivales de Nueva Democracia.

Pero luego del nombramiento de Venizelos como líder del PASOK el 19 de marzo, dos encuestas publicadas esta semana mostraron que la brecha se había reducido a cuatro puntos.

Grecia votará el 29 de abril o el 6 de mayo, tras sellar a último momento un nuevo rescate de la Unión Europea y el FMI acordado en una coalición del PASOK y el conservador Nueva Democracia, dirigida por el tecnócrata primer ministro Lucas Papademos.

"Comparada con un sondeo anterior en enero de la misma encuestadora, el PASOK muestra un suave aumento explicado por la elección de Venizelos al timón", señaló el diario To Vima refiriéndose al sondeo de Kapa Research.

Encuestas de MARC, MRB y Kapa Research mostraban que Nueva Democracia sigue siendo el favorito con un respaldo de entre el 17,8% y el 20,3%, ante el 12,1% a 14,3% por ciento de los socialistas. El porcentaje de votantes que no se han decidido sigue siendo alto, entre el 20,5% y el 28,2%.

Dado que los sondeos muestran que aun juntos los dos partidos no recibirían más que un 32,4% de los votos, hay dudas sobre que la coalición actual pueda sobrevivir a las elecciones.

Analistas dicen que los dos partidos podrían no conseguir la mitad de los 151 escaños del Parlamento griego a menos que su apoyo combinado alcance el 36% ó 37%.

Atenas necesitará mantener el rumbo de reformas económicas contempladas por sus acreedores internacionales para seguir recibiendo financiación dentro de los términos del rescate, y un frágil Gobierno de coalición podría elevar los riesgos para la aplicación de estas medidas.

Según la encuestadora MARC, Venizelos y el líder de Nueva Democracia, Antonis Samaras, están prácticamente empatados cuando se pregunta al público quién está más capacitado para ser primer ministro, con apoyo del 28,3 y el 28,5 por ciento, respectivamente.

En un sondeo de Kapa Research, Venizelos tenía una ligera ventaja, 22,9% frente al 21,7% para Samaras.

Ocho partidos superarían el umbral del 3% de votos para obtener escaños. Seis de ellos, desde el grupo de extrema derecha Dorado Amanecer al Partido Comunista, se oponen al rescate.

Los sondeos mostraron también que el 59,4% de los griegos está a favor de formar un Gobierno de coalición, y el 76% quiere que Grecia siga en la zona euro.