El presidente de Chile, Sebastián Piñera, confirmó este domingo el hallazgo de vida de los 33 mineros chilenos que se encuentran atrapados en la mina San José.

Piñera, segundos antes de confirmar el hallazgo, mostró una de las dos cartas que venían amarradas al último tramo de la sonda perforadora que bajó más de 700 metros en busca de una señal de vida de los 33 mineros que están atrapados hace 17 días.

Sebastián Piñera oficializó el hallazgo de los mineros, en un día de sensaciones encontradas para él, ya que este domingo falleció su suegro, el padre de Cecilia Morel.

La segunda carta está escrita por el minero Mario Gómez, quien le detalla a su esposa en ésta, lo especial que ha sido este domingo, cuando entra por fin la sonda perforadora donde ellos se encuentran.

"Muchas noches soñé con un día como este, soñé con esta explosión de alegría”, afirmó el presidente chileno. "Cuesta encontrar las palabras, yo personalmente nunca perdí la fe”, afirmó el mandatario.

"Yo me acostaba en las noches pensando qué mas podemos hacer y llamaba a los ingenieros, a los ministros, a los países amigos para saber qué nueva maquinaria... Yo soñaba con esa imagen que la tengo grabada aquí: y sueño todavía con esa imagen, los vamos a ver aparecer más flacos, más sucios... Los mineros saben su oficio y van a resistir", afirmó Piñera emocionado.

En este momento, en las calles de todo Chile suenan bocinas en la tarde de este domingo, una demostración de cariño hacia los mineros atrapados, el accidente de este tipo más grande en la historia del país. Un desastre que ha activado el debate en Chile por las medidas de seguridad en las que trabajan los chilenos en las distintas áreas de la industria nacional.

Los vítores de alegría surgieron cuando se supo extraoficialmente que el último tramo de la sonda perforadora que emergió a la superfice, y que ingresó para lograr comunicación con los trabajadores atrapados, había traído dos papeles amarrados donde en uno de ellos se afirmaba que los 33 mineros estaban vivos. Una versión que minutos después fue confirmada por un operario de la sonda, el primero en ver el papel que venía amarrado a ésta, la que dice ''estamos bien en el refugio los 33''.

Sin embargo, otra versión extraoficial afirmaba que la llamada ''mecha'' de la sonda, como se llama al último tramo, había salido a la superficie pintada por los mineros, lo que generó cierta confusión, lo que fue aclarado con la confirmación del presidente Piñera.

El optimismo surgió al comienzo de este domingo, cuando una de las nueve máquinas de sondajes "rompió fondo" y logró dar con una cavidad que estaría a 20 metros de la zona de seguridad en la que se esperaba que estuvieran los mineros atrapados.

"Esta madrugada se ha roto a un nivel de 688 metros en un lugar que estimamos es un túnel que está a 20 metros del refugio. No hay confirmación de ningún tipo de señal, ningún tipo de rastro de ninguna especie", dijo el ministro de Minería, Laurence Golborne, al comenzar el día.

La sonda perforadora ha logrado perforar un pequeño túnel de seis centímetros de diámetro, por el que se podrá enviar agua y alimento a los mineros atrapados.

Una cámara multimedia, con audio y video en 360 grados, con la que se logrará tener también comunicación constante con todos los trabajadores chilenos, ya baja hasta el nivel 42 de la mina, donde se encuentran los mineros.

El paso siguiente será realizar trabajos de perforación con una máquina sudafricana que avanza 15 metros diarios, la que podrá realizar un forado de 60 cenímetros de diámetro, maquinaria que utiliza la estatal del cobre chilena, Codelco, para sus conductos de ventilación en la minería.