Pasar al contenido principal
Sondeo a boca de urna confirmaría victoria de Cristina Fernández
Domingo, Octubre 23, 2011 - 15:42

De acuerdo al estudio, la actual mandataria obtendría 55% de las preferencias, mientras que su más cercano adversario el gobernador socialista de Santa Fe, Hermes Binner, quedaría segundo con un 14% de los sufragios.


Buenos Aires. La presidenta Cristina Fernández obtuvo el domingo su reelección en el cargo al vencer ampliamente los comicios generales de Argentina, con 55% de los votos, según un sondeo a boca de urna encargado por el gobierno y al que Reuters tuvo acceso.

El gobernador socialista de Santa Fe, Hermes Binner, quedó segundo con un 14% de los sufragios, a 41 puntos porcentuales de la mandataria, según el sondeo realizado en base a unas 30.000 entrevistas, mientras aún se votaba en unos comicios que cerrarán a las 18:00 hora local (2100 GMT).

De confirmarse el resultado, la mandataria recibiría un fuerte respaldo popular para continuar con sus políticas intervencionistas.

Unas 28,8 millones de personas están habilitadas para votar en las elecciones, en las que además de presidente y vicepresidente se elegirán nueve gobernadores provinciales, 130 diputados y 24 senadores.

La elección permitiría también que el oficialismo peronista recupere el control del Congreso, con mayoría propia o con la ayuda de aliados.

La expresiva votación de Fernández convertiría a la mandataria en la más votada en la historia de la democracia argentina desde 1973, cuando Juan Perón, fundador de su partido, obtuvo más del 60% para llegar a su tercer período de gobierno.

La gran popularidad de Fernández, quien sucedió en el 2007 a su esposo, el fallecido ex presidente Néstor Kirchner, se apoya en una fuerte expansión de la economía, generosos planes sociales y subsidios estatales al transporte y la energía, aunque una elevada inflación y una fuga de capitales del país emergen como desafíos para una segunda gestión.

"No me gusta la manera de hacer política que tiene Cristina, pero gracias a ella yo me pude jubilar. Solamente por agradecimiento la voto", dijo a Reuters Ana Rossi, una jubilada de 74 años, tras emitir su sufragio en la populosa provincia de Buenos Aires, hogar de casi un 40% de los electores.

Tras votar en la patagónica provincia de Santa Cruz, rodeada por cientos de personas que intentaban acercarse para saludarla, la presidenta dijo a periodistas que estaba viviendo las elecciones con una "mezcla" de sentimientos, a pocos días de que se cumpla un año de la muerte de su esposo.

"No puedo olvidarme. Soy la presidenta, soy militante pero por sobre todas las cosas soy una mujer, y una mujer de un hombre que fue un hombre muy particular que marcó definitivamente la vida de la política argentina", dijo Fernández visiblemente emocionada.

Para ganar la elección en la primera vuelta del domingo la mandataria necesita obtener 45% de los votos o al menos 40% y una ventaja de 10 puntos porcentuales sobre el segundo más votado.

La esperada victoria permitirá a Fernández comenzar un segundo mandato el 10 de diciembre con una fuerte posición política, alta popularidad y con la ya fragmentada oposición más débil aún, ratificando al peronismo como fuerza dominante de la política argentina.

El variopinto movimiento fundado por Perón, que incluye liberales, nacionalistas y fuerzas de derecha e izquierda, ha gobernando a Argentina durante 20 de los últimos 22 años y mantiene desde 1987 el control de la estratégica provincia de Buenos Aires.

Y los sondeos indican que mantendrá ese predominio al menos hasta 2015.

"Estoy convencido del apoyo a Cristina porque ha cambiado la historia (del país) junto al querido Néstor. Los opositores tienen mucho que aprender para saber cómo se hace política", dijo César Brunelli, un empleado de comercio de 35 años que vive en la provincia de Buenos Aires.

Las mismas encuestas colocan al gobernador de la central provincia de Santa Fe, el socialista Hermes Binner, como el segundo más votado con entre 12% y 15% de las preferencias.

Las fuerzas parlamentarias del socialismo y sus aliados han mantenido coincidencias con el oficialismo en el primer mandato de Fernández iniciado en 2007, por lo que parte de los legisladores que responden a Binner podrían acompañarla en muchos proyectos.

Autores

Reuters