Washington. Los votantes de Estados Unidos, descontentos con el elevado desempleo, arrebatarían a los demócratas del presidente Barack Obama el control de la Cámara de Representantes del país en las elecciones del 2 de noviembre, según mostró el miércoles un sondeo Reuters-Ipsos.

La encuesta mostró que el 48% de los posibles votantes optarían por un candidato republicano en las elecciones legislativas, mientras que el 44% elegiría a un demócrata.

Los números de la encuesta muestran que los republicanos podrían tomar el control de la Cámara de Representantes y logren grandes avances en el Senado.

El encuestador de Ipsos, Cliff Young dijo que, según la encuesta, los republicanos ganarían unos 227 escaños en la Cámara, mientras que los demócratas se quedarían con 208.

En el Senado, la encuesta sugiere que los demócratas mantendrían el control con 52 escaños, ante 48 de los republicanos, una ventaja más pequeña de lo que tenemos ahora, agregó Young.

Un Congreso dividido podría significar una paralización política en 2011 en Estados Unidos, país que lucha por superar el alto desempleo, un enorme déficit presupuestario y un intenso debate sobre los recortes de impuestos. La superación de muchas de estas tareas dependerá de si Obama y los republicanos pueden trabajar juntos.

En un año difícil para los demócratas, los índices de aprobación de Obama bajaron a 43%, desde el 47% del mes pasado. Un 53% desaprueba la forma en que el mandatario está desempeñando su labor, según la encuesta.

Estos fueron los peores índices de aprobación para Obama en una encuesta de Ipsos desde que asumió el cargo en enero de 2009.

Parece que gran parte de la caída proviene de los propios demócratas de Obama. El sondeo descubrió que el índice de aprobación a Obama entre los demócratas bajó del 78% el mes pasado a 70%.

El total de los 435 escaños de la Cámara de Representantes y 37 de los 100 cupos en el Senado están en juego en las elecciones, cuyo resultado podría ayudar a determinar el rumbo de la segunda mitad del mandato de cuatro años de Obama.

"Mirando hacia adelante, los votantes esperan que el nuevo Congreso se dedique básicamente al empleo. Una nueva Cámara de Representantes republicana tendría que responder a esas demandas", dijo Young.

Hubo pocos cambios desde el mes pasado en términos de los problemas más importantes que enfrentan los estadounidenses -el 49% dijo que lo más apremiante es la economía y 9,6 dijo que era el desempleo.

Los estadounidenses creen que la atención del próximo Congreso debería estar en el empleo. Entre los consultados, el 65% dijo que la creación de trabajos debería ser un punto de atención "crucial" y el 97% declaró que sería importante.

Ipsos Public Affairs contactó a 1.038 estadounidenses adultos entre el 7 y el 11 de octubre. El margen de error es de más o menos 3 puntos porcentuales para todos los consultados, 3,7% para los posibles votantes.