Lima. La conservadora Keiko Fujimori vencería por un ajustado margen al nacionalista Ollanta Humala en el balotaje por la presidencia de Perú, aunque la cantidad de indecisos sigue alta faltando unas tres semanas para el comicio, mostró este jueves un sondeo de Datum.

La aspirante considerada amiga del mercado lograría el 40,6% de los votos el 5 de junio, mientras que el candidato izquierdista que inquieta a los inversores alcanzaría el 37,9%, según la más reciente encuesta realizada por Datum a nivel nacional urbano-rural.

El estudio, publicado por el diario Perú 21, confirma la tendencia alcista para Fujimori reflejada en otros sondeos y, en este caso, muestra un declive en el apoyo a Humala.

Asimismo, el resultado del estudio expresado en votos válidos da a Fujimori con 51,7% frente al 48,3% de Humala, una diferencia mayor de 3,4 puntos entre ambos.

El sondeo de Datum fue realizado entre el 7 y 9 de mayo a nivel nacional y tiene un margen de error de 2,8 puntos.

En la anterior encuesta de Datum, divulgada el domingo, Fujimori obtuvo el 39,1% de la intención de voto y Humala el 40%.

Otra encuesta de la respetada firma Ipsos Apoyo dio por primera vez el fin de semana una leve ventaja a Fujimori de cara al balotaje, aunque dentro del margen de error.

El sondeo de Datum animó el jueves en los mercados peruanos, que han estado sensibles a las encuestas electorales tras caer después de la primera vuelta del 10 de abril y ahora se recuperan debido a que los operadores apuestan a un triunfo de Fujimori.

La moneda local, el sol, registró su mayor alza diaria desde agosto del 2009, cerrando en un máximo de casi ocho semanas. La bolsa limeña escaló un 3,6%.

Los inversores y agentes financieros consideran que la legisladora mantendría en pie los lineamientos que han hecho de Perú una de las economías de mayor crecimiento en el mundo.

Lucha campal por indecisos. Fujimori y Humala lucharán con fuerza en lo que resta de la campaña por conquistar el apoyo de los indecisos y de la mitad del electorado que no votó por ellos en la primera ronda.

Un 21,5% de los encuestados dijo que anulará o dejará su voto en blanco o reconoció que no sabe a quién elegir, detalló Datum, lo que será clave a la hora de inclinar la balanza en el balotaje y dificulta predecir su resultado pues el electorado peruano es muy volátil.

Una batalla crucial será Lima, que congrega un tercio del electorado y fue la única plaza ganada por el economista Pedro Pablo Kuczynski, quien arribó tercero en la primera vuelta.

Hasta el momento, la legisladora se habría posicionado mejor en la capital, mientras que el líder nacionalista mantiene como bastiones zonas empobrecidas a las que ha prometido llevar el auge de la bonanza económica.

Dudas persistentes. Pese a que el candidato ha buscado mostrarse como un izquierdista moderado, varias de las propuestas de su plan de gobierno siguen despertando dudas.

Algunos consideran que sus planes populistas pondrían en riesgo la estabilidad fiscal del país y cifras de crecimiento similares a las de China, pese a que éste ha dicho que respetará las reglas vigentes y sumó tecnócratas a su equipo.

Asimismo, críticos y muchos medios locales lo acusan de tener un "doble discurso" debido a que su tono cambia cuando aborda a los empresarios y habla en zonas rurales.

En un esfuerzo por aplacar los temores, un portavoz del equipo de Humala dijo que revelarían esta semana modificaciones al plan de gobierno, con lo que buscarían revertir el descenso en las preferencias electorales de las últimas semanas.

En el caso de Fujimori, analistas consideran que en la recta final de la campaña deberá desmarcarse con más fuerza de su padre, el ex presidente Alberto Fujimori preso por abusos contra los derechos humanos y corrupción.

La candidata ya ofreció una disculpa por los delitos cometidos durante la década en el poder de su progenitor, pero el legado de su gobierno sigue siendo el mayor pasivo de su candidatura, según analistas.