París. El presidente francés, Nicolas Sarkozy, defendió este viernes su gestión económica mientras nuevos sondeos sugieren que sus chances de lograr la reelección se desvanecen, cuando falta poco más de una semana para la primera vuelta de unos comicios que tienen como favorito al socialista François Hollande.

Un sondeo de CSA mostró que Hollande extendió su ventaja sobre Sarkozy y que la modesta recuperación del presidente de centroderecha en el último mes ha comenzado a evaporarse, ante las elecciones que tendrán lugar el 22 de abril y el 6 de mayo.

Hollande ganaría la segunda vuelta con el 57% de los votos, según CSA, a la que se añaden otras dos encuestas recientes según las cuales también podría convertirse en el primer presidente socialista desde François Mitterrand.

En su último enfrentamiento, Sarkozy dijo que ha ayudado a Francia a afrontar la crisis económica de los últimos cuatro años mejor que Grecia o España, y reiteró sus advertencias de inestabilidad en los mercados si ganara Hollande.

"Lo que enciende los mercados financieros y la especulación es cuando un país no paga sus deudas, rechaza sus compromisos y se embarca en un rumbo de gasto poco estudiado", declaró en el canal de noticias i>TELE.

"El señor Hollande, al prometer subir el gasto sin ningún compromiso para realizar recortes, está poniendo el marco para un problema de confianza (en los mercados financieros)", agregó.

Hollande, que ha dicho que reducirá el déficit público al tiempo que creará empleos y reforzará la educación aumentando los impuestos a los más ricos, mantuvo su postura en tres entrevistas publicadas el viernes, y sostuvo que la austeridad fracasará si no es acompañada de esfuerzos para impulsar el crecimiento económico en Francia y Europa.

"Esto lo digo claramente: los mercados financieras no harán la ley en Francia", declaró en el semanario económico La Tribune.

Cambio de dirección en Europa. Hollande ha causado inquietud en Berlín y otras capitales al criticar el pacto alcanzado en la UE sobre el control de la deuda y el déficit en un intento de frenar la crisis de deuda en la zona euro, y ha dicho que si es elegido celebrará nuevas reuniones para enmendarlo con un compromiso por el crecimiento.

"Alemania entiende que no puede permanecer como una isla de prosperidad en un océano de recesión", declaró en el diario Les Echos. "El cambio en Francia abrirá la puerta al cambio de dirección en Europa", indicó.

Los otros dos sondeos positivos para Hollande fueron publicados el jueves por BVA y LH2. El primero dio al socialista la victoria en segunda vuelta con un 54%, dos puntos más que otra encuesta anterior, y el de LH2 le daba un punto más.

Sarkozy, que lanzó su campaña a mediados de febrero, disfrutó de una breve recuperación en los sondeos a fines de marzo, e incluso llegó a superar a Hollande en encuestas de la primera ronda, pero desde hace un año, el socialista aparece como ganador para el 6 de mayo.

"Los sondeos y los periodistas no hacen las elecciones. Los votantes sí", aseguró Sarkozy en i>TELE.