Bogotá. El comandante de las Fuerzas Militares de Colombia, el general Freddy Padilla de León, renunció a su cargo, pero su dimisión sólo se hará efectiva a partir del 7 de agosto cuando termina el actual gobierno, informó la presidencia.

La dimisión del alto jefe militar no implica ningún relevo en la línea de mando de las Fuerzas Armadas, que normalmente es cambiada con el nuevo presidente.

Padilla de León lleva cinco años como comandante de las Fuerzas Militares y en varias ocasiones se ha desempeñado como ministro encargado de Defensa.

El oficial estuvo al frente de los más importantes golpes contra las izquierdistas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), como la muerte de los comandantes Raúl Reyes, Tomás Medina Caracas y Martín Caballero.

Padilla de León fue comandante de brigada, división, jefe de operaciones del Ejército, inspector general y jefe de estado mayor conjunto de las Fuerzas Militares.

La candidata del Partido Conservador, Noemí Sanín, dijo que si gana las elecciones presidenciales nombrará al oficial como ministro de Defensa.

Los colombianos irán a las urnas el próximo domingo para elegir al sucesor del presidente Alvaro Uribe, en las que se prevén serán las elecciones más reñidas en la historia reciente del país.

El candidato oficialista del Partido de la U, Juan Manuel Santos, y el líder del Partido Verde, Antanas Mockus, se encuentran en un empate técnico, según sondeos sobre intención de voto, y ninguno alcanzaría la mayoría absoluta, con lo cual será necesaria una segunda vuelta el 20 de junio.