San Luis de Potosí. Sicarios del narcotráfico están detrás del ataque a tiros este martes a dos agentes de inmigración y aduanas de Estados Unidos en México que cobró la vida de uno de ellos, dijo este miércoles el gobernador del estado en donde ocurrió la agresión.

Los dos funcionarios de la Agencia de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos fueron atacados a tiros este martes cuando transitaban por una carretera en el central estado de San Luis Potosí, a unos 320 kilómetros al noroeste de la Ciudad de México.

Ambos viajaban hacia la Ciudad de México después de reunirse con otro personal estadounidense en San Luis Potosí, y no en ruta entre Monterrey, en el norte del país y la capital mexicana, como se dijo inicialmente.

La fiscalía general de México dijo que está investigando el ataque, pero no ha dado alguna hipótesis sobre el móvil o quiénes podrían ser los agresores.

Sin embargo, el gobernador de San Luis Potosí, Fernando Toranzo, atribuyó el atentado al crimen organizado, una de las formas en las que en México se le conoce al narcotráfico.

"Tuvimos un enfrentamiento donde el crimen organizado (...) atenta contra la vida de dos funcionarios norteamericanos en una carretera federal", dijo Toranzo a la emisora W Radio.

"Lo que nosotros hemos visto es que hay presencia del crimen organizado (en el estado) que se disputan la territorialidad y que obviamente hemos tenido repercusiones muy importantes que antes no teníamos en San Luis", añadió.

Agencias estadounidenses dijeron que estaban trabajando junto con autoridades mexicanas para investigar el ataque.

Una portavoz del departamento de Estado de Estados Unidos dijo que no podía confirmar si los agentes eran un objetivo especial.

Ambos iban desarmados porque los oficiales estadounidenses no tienen autorización para portar armas en territorio mexicano.

El agente que sobrevivió dijo a un doctor en un hospital local en San Luis Potosí que dos vehículos adelantaron a la camioneta blindada en la que viajaban y los forzaron a salir del camino.

Después de que uno de los agentes abrió su puerta, alguien metió un arma al vehículo y disparó contra los ocupantes, dijo Félix Hernández, director médico del hospital, quien habló con el agente herido.

El otro agente, Jaime Zapata, recibió cinco disparos en el estómago y la parte baja del cuerpo y sufrió un paro cardíaco camino al hospital, donde fue declarado muerto, dijo Hernández.

El sobreviviente recibió disparos en una pierna y fue trasladado a Estados Unidos una vez que su condición se estabilizó.

Oficiales mexicanos han dicho que tal vez los agentes fueron emboscados en un falso retén, que algunas veces cárteles de la droga instalan para atrapar a sus rivales.

Violencia del narcotráfico. La violencia relacionada al narcotráfico ha aumentado, especialmente en algunas partes del norte del país, desde que el presidente Felipe Calderón lanzó una campaña contra el tráfico de drogas al asumir el cargo a finales de 2006.

De acuerdo con cifras oficiales, la violencia ha dejado hasta ahora más de 34.000 muertos en el país desde que asumió Calderón.

En marzo del año pasado, fueron asesinadas tres personas, dos estadounidenses y una mexicana, vinculadas con el consulado de Estados Unidos en la fronteriza Ciudad Juárez, por lo que el Departamento de Estado reforzó las medidas de seguridad en sus misiones diplomáticas en el norte de México.

En San Luis Potosí no se ha registrado muchos asesinatos vinculados con el narcotráfico.

Estados Unidos ha provisto de fondos, entrenamiento y apoyo policial para apoyar la estrategia de Calderón de combate a los cárteles de la droga. México ha capturado a varios importantes capos y otros han muerto en enfrentamientos con militares y policías federales.