Después de los hechos lamentables que le costaron la vida a Javier Valdez, fundador del semanario Río Doce, corresponsal del diario La Jornada y autor de varios libros sobre narcotráfico, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) confirmó que México es el tercer país más peligroso para ejercer el periodismo, sólo por debajo de naciones como Siria o Iraq, las cuales se encuentran en situaciones de guerra.

Contar con un seguro de vida se vuelve fundamental para quienes practican el ejercicio periodístico, al igual que cualquier otra persona, coinciden expertos.

Sin embargo, después de un breve sondeo realizado por El Economista durante una marcha para exigir el esclarecimiento del asesinato de Javier Valdez, se confirmó que pocos comunicadores cuentan con un seguro de vida.

Quienes sí tienen uno se han acercado directamente a las aseguradoras para adquirirlo o, en algunos casos, los respectivos medios les ofrecen un seguro de vida como parte de sus prestaciones laborales.

Tal es el caso de Gabriela Minjares, reportera de El Diario de Juárez y miembro del colectivo Red de periodistas de Ciudad Juárez, quien relató que contar con una cobertura como ésta se vuelve fundamental para aquellos que ejercen la profesión.

“En nuestro caso, tenemos seguro de vida y de gastos médicos mayores, los dos con GNP (...) Es una prestación que nos dieron a los reporteros y fotógrafos desde hace unos siete años”.

En algunos otros casos se llega a pensar que las aseguradoras no brindan un producto, debido al alto riesgo que conlleva ser periodista, ante esto, Eloy López, director de Previsión Financiera Integral, afirma que no es tan difícil como se cree.

“Hasta donde yo sé no hay ninguna restricción para los periodistas, no hay abiertamente, por parte de las aseguradoras, una limitante contra esta profesión”, comentó.

Por su parte, expertos de Sura Asset Management confirman que en función de la actividad desarrollada se calcula el riesgo específico. Adicionalmente, se consulta con los reaseguradores para determinar la mejor cobertura. Cada seguro cuenta con sus condiciones generales, las cuales están disponibles en todos los portales de las aseguradoras.

El costo promedio de la prima (el precio del seguro) mensual o anual depende directamente de tres factores: la suma asegurada (para establecerla tienen que considerar el número de personas que dependen de ellos, a cuánto ascienden los gastos de casa y el sueldo mensual), la edad y género.

Para los fotógrafos, asegurar su herramienta de trabajo se vuelve una prioridad, ya que están expuestos a sufrir accidentes laborales o incluso ser víctima de robo. En el mercado nacional existen productos como Seguro de Electrónicos de HSBC y Axa los cuales ofrecen protección por pérdida de la funcionalidad total del equipo causado por daños materiales accidentales, robo con violencia, por 100 pesos al mes.

Profesiones difíciles de asegurar. Las siguientes profesiones conllevan un peligro tal que el asegurador, por lo general, no puede aceptar el riesgo, refiere un documento de Occupational Ratings for Insurance:

- Servicios armados (policías, custodios de valores y guardaespaldas).

- Bomberos.

- Dobles de escenas.

- Empleador de explosivos.

- Choferes de tracto camión.

- Trabajadores expuestos a material peligroso (químicos).