Bogotá, EFE. El abogado Brian Currin, quien participó en el diseño de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación de Sudáfrica, afirmó este lunes que el éxito del proceso de paz en Colombia pasa por el compromiso de las FARC de "deponer las armas" de forma irreversible.

"La cuestión más importante es construir confianza" en el momento actual en el que se encuentra el diálogo en La Habana, remarcó Currin en una entrevista con Efe, al precisar que ésta es una garantía para que ambas partes alcancen "acuerdos duraderos" y pongan fin al largo conflicto armado.

Dijo que para lograr un proceso exitoso es necesaria "la capacidad del movimiento (guerrillero) de operar libremente como un partido político sin limitaciones o restricciones de cualquier naturaleza", así como "un liderazgo político" de alto perfil por parte del gobierno.

Currin es uno de los invitados internacionales al foro que se celebra desde el domingo en Bogotá sobre una posible participación de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en la vida política, organizado por la ONU y la Universidad Nacional de Colombia.

Este foro busca reunir experiencias y propuestas que serán trasladadas a la mesa de La Habana, donde la guerrilla y el Gobierno colombiano negocian la paz desde el pasado noviembre.

Currin fue nombrado en 1994 por el hoy ex presidente sudafricano Nelson Mandela para presidir una comisión de investigación sobre el periodo del "apartheid" (segregación racial) y posteriormente participó en la creación de la Comisión para la Verdad y la Reconciliación.

El experto, que ha participado en otros procesos de paz en distintos países, advirtió también a Efe sobre el post conflicto.

En este sentido, destacó que una vez se logren los acuerdos de paz los desafíos que tendrá que afrontar la sociedad colombiana serán la "reconciliación" y la "amnistía".

"Sabemos lo que dice la justicia internacional sobre violaciones de los derechos humanos; hay que ver cómo se afronta la justicia transicional, entre posibles condenas o una posible amnistía. Eso será un desafío", dijo Currin.

Por eso insistió en la necesidad de "construir confianza" en el momento actual de negociación porque, a su juicio, "no tiene sentido negociar los acuerdos sin la confianza de las partes".

"Si hay confianza y alcanzan un acuerdo, será un acuerdo duradero", remarcó el abogado sudafricano.

Además de su participación en el proceso sudafricano, Currin fue mediador en el conflicto del Ulster (Irlanda del Norte) y copresidente de una comisión para la excarcelación de los presos del Ejército Republicano Irlandés (IRA) a finales de los años noventa del siglo pasado.

Más recientemente lideró la comisión internacional que pidió al organización terrorista vasca ETA que abandonara la violencia y también ha ejercido sus buenos oficios en Sri Lanka, Ruanda y Oriente Medio.

Durante su intervención en el foro, el experto dijo que "la participación activa de la ciudadanía en la promoción y protección de los derechos se facilita gracias a una serie de organizaciones no gubernamentales potentes y eficaces, especializadas particularmente en la vivienda, la salud y la educación", al dejar claro que un proceso de paz va más allá de la firma de un acuerdo.

Los 1.400 delegados que participan en el foro se reúnen hoy en mesas de discusión a puerta cerrada para preparar sus conclusiones, que se harán públicas este martes y después serán trasladadas a las delegaciones del Gobierno y las FARC en La Habana.