“La sociedad no debe permitir el retroceso que implicaría la reducción de la edad de responsabilidad penal, en los avances en materia de derechos humanos alcanzados en los últimos 20 años”.

Eso es lo que establece la Coordinadora de Instituciones Privadas Pro Las Niñas, Niños, Adolescentes, Jóvenes y sus Derechos (Coiproden), en relación a la pretensión de disminuir la edad punible a las personas menores de 18 años, como una solución para evitar el incremento de la violencia e inseguridad en el país.

Los representantes de la organización consideran que “los jóvenes que infringen la ley sí son responsables en materia penal desde los 12 años hasta los 18 años de edad, pueden y deben ser sancionados de acuerdo a lo que establece el Código de la Niñez y la Adolescencia vigente”.

Por eso consideran que “falta a la verdad quien afirme que la ley no contemple sanciones”. Los menores infractores inclusive son privados de su libertad (en centros de menores), siendo esta una medida de última instancia para evitar que el sistema penitenciario más bien se convierta en universidades del crimen para los más jóvenes.

“La iniciativa de reducir la edad punible a 16 años de edad constituye una violación a la Constitución de la República, Código de la Niñez y tratados internacionales, lo que redundaría en el deterioro de la imagen de Honduras en el ámbito internacional” establece Coiproden.