La popularidad del presidente colombiano, Juan Manuel Santos, ascendió a 60% tras el reciente anuncio del inicio formal de negociaciones de paz entre el gobierno y la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) el 8 de octubre próximo en Noruega.

Según una encuesta divulgada este domingo por la revista "Semana", la apuesta de Santos por un acuerdo de paz con las FARC detuvo la caída que venía sufriendo su imagen y recuperó 13 puntos porcentuales, hasta llegar a 60% de popularidad entre los encuestados.

Santos se había negado a negociar con los guerrilleros en la continuación de la Política de Seguridad Democrática de su antecesor, Alvaro Uribe, que establece el término de la guerrilla por medios militares, con ayuda de Estados Unidos.

El sondeo fue realizado por la firma Ipsos Napoleón Franco entre 1.012 personas de las 13 ciudades colombianas con mayor número de población, y con un margen de error de 3,5%.

"La revelación del (Poder) Ejecutivo sobre los contactos exploratorios secretos con la cúpula guerrillera ha generado una oleada de optimismo que como la marea alta ha levantado todos los botes".

"La proporción de colombianos que hoy cree que el país va por buen camino se elevó 20 puntos: de un preocupante 32% alcanzó 52%", señaló la publicación en su informe.

La encuesta reveló también que 77% de los encuestados apoya el plan de paz de Santos, un cambio notable en el estado de ánimo de los colombianos.

Sin embargo, mientras 54% piensa que los diálogos con las FARC llegarán a buen término, 41% es pesimista de que se produzca un desarme.

"Un 68% de los encuestados no acepta que se perdone a los guerrilleros por sus delitos si dejan las armas; 72% no quiere verlos participar en política en cargos de elección popular; 78% no está de acuerdo con que sus líderes no paguen cárcel y 80% se niega a que sean liberados los que están presos en el exterior", reseñó "Semana" en su informe.

El proceso de paz entre el gobierno y las FARC se iniciará formalmente el 8 de octubre en Oslo (Noruega), y luego se trasladarán a La Habana (Cuba) para discutir los puntos del acuerdo marco alcanzado gracias a estos dos países que fungen como garantes del acuerdo de negociación.