Caracas. Un joven murió de un disparo de escopeta en la madrugada del martes en Venezuela en una manifestación, dijeron autoridades, elevando a 13 los fallecidos este mes en medio de protestas contra el Gobierno del presidente Nicolás Maduro.

Orlando Medina, de 23 años, murió de forma inmediata en una avenida de la occidental ciudad de El Tocuyo, en el estado Lara, tras recibir un disparo en la cabeza cuando, según medios locales, se encontraba en una protesta antigubernamental.

Una polémica sentencia del máximo tribunal del país, que se arrogó competencias parlamentarias a fines de marzo, detonó reclamos internacionales y una nueva la ola de protestas contra Maduro que también ha dejado 11 muertos en saqueos nocturnos, según autoridades.

El gobierno socialista de Maduro acusa a sus adversarios de buscar un golpe de Estado en su contra, con ayuda de Estados Unidos, mientras que la oposición ha calificado al mandatario como un "dictador" que ordena reprimir brutalmente las marchas.

La oleada de protestas es la peor en tres años, luego de que violentas manifestaciones en el 2014 dejaron 43 fallecidos.

El gobierno socialista de Maduro acusa a sus adversarios de buscar un golpe de Estado en su contra, con ayuda de Estados Unidos, mientras que la oposición ha calificado al mandatario como un "dictador" que ordena reprimir brutalmente las marchas.

Los líderes opositores han dicho que seguirán en las calles de Venezuela hasta que se cumplan todas sus exigencias: elecciones adelantadas, liberación de un centenar de presos políticos, autonomía de los poderes públicos y el ingreso de un canal humanitario que alivie la escasez de comida y medicinas.

Cerca de 1.500 personas han sido detenidas en abril por las protestas y 801 aún continúan detenidos, según el grupo local de derechos humanos Foro Penal.