Juba, Sudán. Los centros de votación de Sudán del Sur cerraron sus puertas el sábado tras un referéndum sobre su independencia del norte que duró una semana, un proceso que podría terminar con una sangrienta historia mediante la creación del estado más nuevo del mundo.

El ex presidente estadounidense Jimmy Carter, jefe de una misión de observadores internacionales, dijo que la votación podría alcanzar al 90 por ciento del electorado y que probablemente el sur había votado por la independencia.

Los exhaustos trabajadores electorales debieron recibir a los últimos votantes en el día final del proceso en la capital sureña, Juba. Algunos de los funcionarios estaban tan cansados que se quedaron dormidos detrás de las casetas.

"Me siento aliviado porque esto es lo que hemos estado luchando por 21 años", dijo el ciudadano sureño Ayen Deng. "Estamos aguardando los resultados oficiales pero celebraremos esta noche", agregó.

Los resultados finales deberían anunciarse al 15 de febrero, pero podrían ser anunciados a comienzos del próximo mes.

La votación es consecuencia de un acuerdo de paz firmado en el 2005 que puso fin a décadas de guerra civil entre el norte, de mayoría musulmana, y el sur, principalmente cristiana.

Funcionarios del norte se han mostrado cada vez más resignados a perder el sur productor de petróleo, lo que ha aliviado el temor a que vuelvan a estallar los conflictos.

Carter dijo a la prensa en Jartum que unos cuantos centros habían reportado una votación de un 100 por ciento y que ya estaban haciendo un recuento de los resultados.

"Ya sabemos que en el sur ha habido un promedio cercano al 90 por ciento (de participación) en los centros que hemos observado y considero que son representativos", dijo Carter.

Agregó que en los pocos centros que había visto el conteo de votos, las papeletas "eran prácticamente unánimes a favor de la separación, con sólo unos pocos en contra".

Se necesitaba que al menos un 60% de los votantes registrados participaran para que el resultado fuera vinculante. Se logró ese porcentaje al cuarto día de votaciones, según la comisión organizadora.

Carter añadió que la votación cumplía con los estándares internacionales y Jartum declaró que reconocería el resultado, por lo que todo lo que se debería hacer ahora es aguardar a que Sudán del Sur celebre su día de Independencia, probablemente el 9 de julio.