Río de Janeiro. La segunda sala del Supremo Tribunal Federal (STF) de Brasil inició este viernes el juicio virtual sobre el pedido de libertad presentado por la defensa del ex presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, condenado por corrupción.

El juicio se realiza en un pleno virtual y los cinco magistrados tendrán hasta el 10 de mayo para emitir sus votos.

El resultado se conocerá el 11 de mayo, pero si todos los jueces votan antes del plazo establecido la decisión podrá conocerse antes.

Lula permanece en prisión desde el pasado 7 de abril en la sede de la Policía Federal de Curitiba (sur), tras ser condenado a 12 años y un mes de prisión acusado de recibir un apartamento en el litoral del estado de Sao Paulo de la constructora OAS, a cambio de favorecerla en contratos con la petrolera estatal Petrobras, algo que el ex mandatario niega.

La defensa de Lula presentó un recurso contra la decisión del juez instructor del caso Petrobras en la Corte Suprema, Edson Fachin, de negar una solicitud para impedir que el ex mandatario fuera detenido.

Los cinco jueces deberán decidir si la solicitud de la defensa de Lula aún puede ser juzgada, una vez que los recursos en el Tribunal Regional Federal de la Cuarta Región (TRF4) ya fueron dictaminados.

Los abogados argumentaron que la detención de Lula no debió ser decretada el 5 de abril, ya que todavía estaban pendientes recursos de análisis en el tribunal de apelaciones.

Los recursos fueron juzgados el 18 de abril. Todos ellos rechazados.

Fachin negó el pedido de la defensa de Lula por entender que la existencia de embargos de declaración pendientes no impedían la ejecución de la pena.

Durante el proceso, la fiscal general, Raquel Dodge, también defendió que los recursos presentados ante tribunales superiores por la defensa de Lula no impiden su prisión.

El juicio virtual empezó en la madrugada de este viernes, después de que el instructor del caso, el juez Luiz Edson Fachin, el primero en depositar el voto, presentó la solicitud de la defensa.

Los cinco jueces deberán decidir si la solicitud de la defensa de Lula aún puede ser juzgada, una vez que los recursos en el Tribunal Regional Federal de la Cuarta Región (TRF4) ya fueron dictaminados.

En caso de que se acepte la solicitud de la defensa, los magistrados deberán decidir si el decreto de prisión contra Lula fue correctamente fundamentado o si el tribunal de apelaciones se precipitó al decretar la ejecución de la pena, cuando aún había recursos pendientes en ese tribunal.

En caso de que la solicitud de la defensa para liberar a Lula sea negada por los ministros, queda la posibilidad de que se conceda un "habeas corpus" al ex mandatario si se considera que hubo irregularidades en el decreto de prisión.