Seúl. El gobierno de Corea del Sur decidió fortalecer su presencia militar en cinco islas cercanas a su vecino del norte, después del enfrentamiento producido este martes.

También resolvió revisar el protocolo de enfrentamiento de sus fuerzas armadas, pues se ha evaluado de que sería “demasiado pasiva”. Esos cuestionamientos llevaron al ministro de Defensa surcoreano, Kim Tae-young, a renunciar a su cargo.

El secretario de la presidencia, Hong Sang-pyo, informó que “el gobierno ha decidido aumentar considerablemente la fuerza militar, incluyendo tropas de infantería en las cinco islas del Mar Amarillo, y asignar más presupuesto para hacer frente a las amenazas de Corea del Norte", informó BBC Mundo.

Explicó que la iniciativa de introducir cambio al protocolo para el uso de la fuerza militar es "para cambiar el paradigma mismo de responder a las provocaciones de Corea del Norte", pues consideró las normas actuales como "más bien pasivas".

El gobierno surcoreano tendrá distintos niveles de respuesta dependiendo de si los ataques de Corea del Norte están dirigidos a objetivos militares o a civiles.