Brasilia.- La justicia de Sao Paulo suspendió este viernes al candidato del Partido Social Demócrata Brasileño (PSDB) al gobierno del estado paulista en las elecciones de octubre, Joao Doria, sus derechos políticos por cuatro años.

La decisión fue dictada por la jueza Carolina Martins Cardoso, de la Hacienda Pública de la Justicia, por considerar al ex alcalde de la ciudad de Sao Paulo culpable de improbidad administrativa durante el periodo en que comandó la mayor ciudad de Suramérica, de enero de 2017 a abril de 2018.

El Ministerio Público acusó a Doria por haber vinculado su imagen personal al lema y al símbolo del programa "SP Cidade Linda" (Sao Paulo Ciudad Linda), "demostrando desvirtuamiento de la finalidad de la propaganda oficial".

La magistrada prohibió, además, que Doria realice contratos con el poder público o reciba beneficios o incentivos fiscales o crediticios, directa o indirectamente, por el plazo de tres años, y también a resarcir al ayuntamiento.

La decisión apunta que Doria debe resarcir, con intereses, de forma integral, el daño a las arcas públicas por las cantidades gastadas con la publicidad y confección de materiales y productos con el lema "SP Cidade Linda", un programa de limpieza urbana en Sao Paulo.

El ex alcalde deberá, además, pagar una multa correspondiente a 50 veces el valor de su remuneración en la época de los hechos, lo cual representa unos 1,2 millones de reales (unos 292.524 dólares).

El ex alcalde fue implicado por el uso de la marca de la "SP Ciudad Linda" en redes sociales personales y oficiales del Ayuntamiento de Sao Paulo, además de usar "propaganda en campo de fútbol con juego de la selección brasileña, colocación del símbolo en bienes integrantes del patrimonio municipal".

En la decisión, la jueza dice que las conductas de Doria "caracterizan el acto de improbidad administrativa por la violación a los principios administrativos constitucionales de la impersonalidad y de la moralidad".

De acuerdo con la decisión judicial, él usaba la propaganda pública como "promoción personal para la obtención de crédito político, a costas del erario público".

La magistrada subrayó que el ex alcalde vinculaba el lema del programa de limpieza urbana a su imagen personal.

La publicidad no pretendía cumplir la finalidad de informar y educar a la población, sino "atar su imagen a una nueva gestión de eficiencia e innovación", agregó. Fin