El ministro de Gobierno, Wilfredo Chávez, informó en una conferencia de prensa sobre la suspensión de la autoridad policial que comandó el operativo del domingo 25 en Yucumo, Beni, en el que los marchistas fueron sometidos a golpes, amordazados y maniatados con cinta adhesiva.

No se especificó si Muñoz tiene o no responsabilidades sobre las características de la acción policial. La suspensión permitirá que “preste libremente las declaraciones que así requiera la justicia”, explicó Chávez, quien fue posesionado el martes 27 de septiembre en el cargo, en reemplazo de Sacha Llorenti, que dimitió a causa de lo sucedido en Yucumo.

La red televisiva Unitel difundió el 4 de octubre imágenes del operativo policial, en el que Muñoz señala que los detenidos serán llevados hasta sus lugares de origen. “Hemos contratado vehículos y las camionetas que estamos utilizando están a su disposición”, respondió ese día.

Llorenti afirmó el martes 27 que el ex viceministro Farfán dio la orden de intervención, por lo que renunció a su cargo para someterse a una investigación. El acusado rechazó que hubiera dado una orden para un operativo de las características que se vieron, y afirmó que, en su condición de autoridad, sus acciones siempre respondieron a una “instancia superior”.

Chávez sostuvo que Farfán “habría dado la orden” y luego consideró que la indagación del caso establecerá responsabilidades sobre lo sucedido ese domingo, porque una cosa —aclaró— es dar una orden y otra las características de su ejecución.

El ministro dijo que Farfán no pudo ordenar una represión como la vista en imágenes de televisión. “Son personas muy puntuales, no es toda la institución policial, no es por supuesto toda la base policial”, expresó en alusión a los posibles responsables de la acción que se realizó un día después de que los indígenas que marchan en contra de la carretera por el Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS) tomaran como rehén al canciller, David Choquehuanca, por algunas horas, para romper un cordón policial y avanzar con su movilización.

El presidente Evo Morales acusó a oficiales opuestos a su gobierno de pretender dañar su imagen con los hechos de violencia. No reveló nombres ni grados, y dejó a la comisión internacional de alto nivel —que propuso formar— establecer el nivel de responsabilidades.

La Fiscalía inició una pesquisa sobre la intervención policial a partir de la denuncia del jefe del Movimiento Sin Miedo (MSM), Juan del Granado, contra el exministro Llorenti, el exviceministro Farfán, el comandante de la Policía, general Jorge Santiesteban, el subcomandante Óscar Muñoz, el inspector general, general Edwin Foronda, y el coronel Víctor Santos.

La Defensoría del Pueblo y la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia (APDHB) también indagan, por separado, lo ocurrido. Del operativo participaron al menos 500 uniformados, trasladados desde La Paz.

El ministro de Gobierno espera resultados de las pesquisas. “Los operativos de esta naturaleza tienen un mando regular. Hay que dejar que la investigación fluya a través de quien estaba al mando. Dirá en su descargo a quiénes ha ordenado y qué ha instruido”.

El comandante de la Policía tampoco fijó una posición institucional sobre lo sucedido, pero el Comando indicó que la institución “está cohesionada” ante advertencias de motines si se procesa a policías. Además de Llorenti y Farfán, renunciaron por los hechos de Yucumo Cecilia Chacón, ministra de Defensa, y la directora de Migración, María René Quiroga.

Posición sobre la Policía

Presidente
“Hay algunos policías que no quieren al Presidente... al Gobierno, y se aprovechan de estas movilizaciones para calumniar”. Evo Morales, 4 de octubre.

Senador
“No todos los policías son santos... están resentidos (porque se les quitó la administración de Identificaciones y licencias de conducir)”. Isaac Ávalos, 4 de octubre.

Ministro
“Que la disciplina sea inquebrantable, respeto a los mandos superiores... que debe estar combinado con la actuación vinculada a la defensa de los derechos humanos”. Wilfredo Chávez.

‘Dará cuenta de su responsabilidad’. El ministro de Gobierno, Wilfredo Chávez, señaló que el director de Régimen Interior de su despacho, Boris Villegas, cumplió una misión y que se someterá a la justicia, como el resto de los acusados.

La televisora Unitel reveló el 4 de octubre imágenes en las que se observa a Villegas en medio de uniformados que participaron de la acción policial el domingo 25 en Yucumo, Beni. “La autoridad correspondiente va a dar una conferencia de prensa más tarde”, respondió cuando un periodista le preguntó sobre los heridos producto de la acción policial.

“Ha cumplido misiones que se le ha encomendado en su momento. Es funcionario del ministerio y... dará cuenta de su responsabilidad y participación en los hechos que hayan ocurrido ese día (represión policial). Que no se especule”, afirmó Chávez.

El representante de la Defensoría de Santa Cruz, Hernán Cabrera, aseguró ayer que Villegas comandó el operativo policial contra los indígenas. Cabrera estuvo en el lugar de los hechos.

“Villegas estuvo todo el tiempo en el operativo, yo lo vi. Él comandaba las acciones por teléfono. Ha estado todo el tiempo (en Yucumo) desde el momento que llegó la Policía a la zona. Estuvo comandando el operativo”, sostuvo.

El ex  ministro de Gobierno Sacha Llorenti también indicó que en lugar del operativo estuvo el exviceministro de Gobierno Marcos Farfán, a quien acusó de haber dado la orden de intervención policial. Farfán dijo que siempre actuó por órdenes superiores.