La Paz. El suspendido gobernador de Tarija, Mario Cossío, está cerca de conseguir su acogida (como refugiado) en Paraguay, donde existe creciente corriente institucional a su favor. Este martes, 17 gobernadores de ese país pidieron su asilo político y el presidente Fernando Lugo cuestionó la forma en que fue suspendido.

Cossío pidió refugio y su caso radica en la Comisión Nacional del Refugiado (Conare), de la que forman parte con derecho a voto instancias como el ejecutivo y el legislativo paraguayo. Lugo señaló este martes que no está de acuerdo “en la forma en que él perdió el estatus de gobernador”.

Sin referirse explícitamente a Bolivia, pero al hablar del caso Cossío, comentó en una entrevista concedida anoche a CNN que “en muchos países la justicia está sometida al poder político” y dijo que el caso del boliviano será analizado “con serenidad, con tranquilidad” en su país.

Si la Conare concediera el refugio “no tendremos ninguna dificultad en acogerlo solidariamente, y que se sienta muy bien en Paraguay, con tranquilidad, con la seguridad que él dice no tiene en su propio país”, anticipó.

En la tarde, el Consejo de Gobernadores de Paraguay pidió al presidente paraguayo aprobar un decreto otorgando el asilo político a favor de la suspendida autoridad, quien goza de un refugio provisorio hasta tanto se resuelva su situación.

Los gobernadores realizaron la solicitud a través de una nota remitida a Lugo y firmada por el presidente de este Consejo, el gobernador del departamento de Itapúa (sur), Juan Afara, y su vicepresidente, de Boquerón (Chaco), Walter Stoeckl, reportó EFE.

A diferencia de Lugo, su vicepresidente, Federico Franco, fue explícito y se pronunció a favor de proteger a la suspendida autoridad, quien huyó de Bolivia después de ser suspendida del cargo a causa de una acusación fiscal por corrupción. La Comisión Permanente del Congreso, que sesionó durante el receso de fin de año, también se pronunció a favor de la protección política. El Consejo de gobernadores plantea un asilo político por decreto.

“En la hermana República de Bolivia, accidentalmente 'bolivariana' y autoritaria, sólo se acusa de delitos a los opositores al régimen imperante”, señala parte del comunicado del Consejo, que reúne a gobernadores de las 17 provincias paraguayas. El gobernador del departamento Central, Carlos Amarilla, declaró a su colega Huésped Ilustre, hecho que generó rechazo en Bolivia y la crítica del vicepresidente Álvaro García.

El senador opositor Luis Pedraza, quien estuvo en Asunción, aseguró que cinco de siete miembros de la Conare ya habrían definido su voto a favor del refugio de Cossío. El acusado se declaró un perseguido político. El gobierno boliviano rechazó las denuncias. La Conare se reúne el 14.

El tema no afectará la relación. El presidente Fernando Lugo sostuvo anoche que el tema del suspendido gobernador boliviano no afectará las relaciones entre los pueblos de Bolivia y Paraguay. “Nosotros tenemos muy buenas relaciones institucionales, como país, con Bolivia. Y por un caso aislado, como este pedido de refugio del ex gobernador, no vamos a deteriorar nuestras relaciones”, afirmó.

“Es la evidencia de que en el país se vive una pluralidad democrática”, respondió cuando se le consultó sobre las voces críticas al refugio a Cossío.

Franco pide a García ocuparse de ‘grosera injerencia’ de Suxo. Luego de que el vicepresidente Álvaro García lo acusara de “inmiscuirse” en asuntos internos bolivianos, el vicepresidente de Paraguay, Federico Franco, salió al paso de las acusaciones y pidió a su colega boliviano ocuparse de la “grosera injerencia” de Bolivia en el caso de Mario Cossío.

Franco, quien no oculta sus desavenencias con el presidente Fernando Lugo, afirmó que García “debiera preocuparse de su funcionaria”, en alusión a la ministra Anticorrupción, Nardi Suxo, reportó ABC Color.

La ministra fue cabeza de una misión gubernamental que se trasladó hasta Asunción. En el país vecino sostuvo reuniones con funcionarios del Ejecutivo y Legislativo para informar sobre la situación jurídica del suspendido gobernador de Tarija. Para Franco, la ministra Suxo “vino a tener una clara y grosera injerencia política en cuestiones de la independiente y soberana República del Paraguay”.

“Eso sí es injerencia política y eso sí debiera preocuparle al Vicepresidente”, arremetió Franco, quien este jueves respaldó el pedido de refugio hecho por Cossío. García, este domingo, cuestionó las declaraciones de su colega y de otras autoridades paraguayas. Cossío fue suspendido de su cargo acusado de un daño económico al Estado de Bs 1,3 millones.

A punto de ser presidente. Mario Cossío Cortez fue diputado por Tarija entre 2002 y 2005. Los años 2004 y 2005 ejerció la presidencia de la Cámara de Diputados. Estuvo a punto de ser elegido Presidente de Bolivia por sucesión presidencial tras la renuncia del mandatario Carlos Mesa (2003-2005), quien se opuso a que Cossío y Hormando Vaca Díez (presidente del Senado) fueran electos presidentes. El cargo recayó en el ex presidente de la Corte Suprema, Eduardo Rodríguez.

Elegido Prefecto por el voto. El 18 de diciembre del 2005, Mario Cossío fue elegido prefecto por el departamento de Tarija, vía voto ciudadano. Por primera vez en la historia del país, los nueve prefectos de Bolivia fueron elegidos a través de las urnas. Resultó ganador de los comicios con más de 49% de los votos, superando ampliamente a su principal contrincante, el ex presidente Jaime Paz Zamora (1989-1993). El 20 de enero de 2006, Cossío asumió el cargo de prefecto.

Cossío en el revocatorio. En 2008, el entonces prefecto de Tarija participó del referéndum revocatorio de mandato, junto al resto de sus ocho colegas del país. El resultado final ratificó a Cossío en el cargo con 65% de los votos a su favor. El presidente Evo Morales también recibió el apoyo electoral y logró superar el revocatorio al igual que otras seis autoridades departamentales, menos los prefectos de los departamentos de La Paz, José Luis Paredes, y Cochabamba, Manfred Reyes Villa.

Elegido gobernador el 2010. El 4 de abril de 2010, Mario Cossío es electo gobernador de Tarija. En Sucre, el 30 de mayo, participó del acto de posesión presidido por el presidente Evo Morales, aunque no juró al cargo, al igual que sus colegas de Santa Cruz, Rubén Costas, y de Beni, Ernesto Suárez. Fue suspendido del cargo el 15 de diciembre por el voto mayoritario del MAS y de su aliado Poder Autonómico Nacional (PAN) en la Asamblea. Es acusado de un daño económico al Estado de Bs 1,3 millones.