Montevideo. Las claras señales que emitió este jueves a la noche el ex presidente Tabaré Vázquez en el acto que conmemoró el 39 aniversario del primer acto de masas del Frente Amplio son, para el politólogo Adolfo Garcé, el dato determinante para convertirse en presidenciable.

El docente del Instituto de Ciencia Política de la Facultad de Ciencias Sociales dijo a Observa que la aparición de Vázquez terminó de trasladarlo de su “rol presidencial” a un “rol “presidenciable”. Una señal en ese sentido, comentó, fue cambiar la bandera de Uruguay por la del Frente Amplio.

En su discurso de este jueves, el ex presidente de la coalición de izquierda se reencontró con su fuerza política al arengar con frases de sus campañas electorales, dijo que iba a estar en actividad y se comprometió a apoyar a José Mujica en su gestión de gobierno.

Garcé recordó que desde 2005 para adelante “varias veces” Tabaré Vázquez “envió señales” de reelección “mediata o inmediata”. Lo ocurrido este jueves, a su juicio, termina de sellar la perspectiva de Vázquez para 2014. “Eso está arriba de la mesa, es evidente”, dijo.

Para Garcé es “bueno” para Mujica que Vázquez ofrezca su apoyo, pero consideró que en las actuales circunstancias no lo necesita porque tiene popularidad.

Para el docente universitario en ese “momento de comunión” con su fuerza política, que sirvió de “reencuentro”, Vázquez también incluyó en sus palabras términos que lo hacen presidenciable. “Es como de manual: un presidente se para en el centro, envía señales para todos e intenta ser popular, pero si se quiere ser candidato de determinado partido se debe enviar señales a ese partido”, reflexionó.

Tabaré Vázquez, en efecto, dijo en su este jueves en el acto del Frente Amplio que el “único proyecto viable” para el Uruguay es el de la izquierda.