Kabul. Los talibanes en Afganistán dijeron este martes que aún no había evidencia suficiente para convencerlos de que el líder de Al Qaeda Osama Bin Laden estuviera sin vida, en su primera declaración tras el anuncio de la muerte del cerebro de los ataques de septiembre del 2001.

"Como los estadounidenses no nos dieron ninguna evidencia aceptable para respaldar su afirmación, y como otros asesores cercanos a Osama Bin Laden no habían confirmado o negado la muerte (...) entonces el Emirato Islámico considera cualquier afirmación como prematura", indicó en un comunicado enviado por correo electrónico a los medios por el portavoz talibán Zabihullah Mujahid.