El gobierno brasileño que preside Michel Temer tiene una tasa de aprobación de apenas el 9%, mientras que el 61% de la población lo califica de malo o pésimo, según un sondeo divulgado hoy.

Los datos, presentados por el diario "Folha de Sao Paulo", muestran además que el 28% de la población considera el actual gobierno brasileño como regular, mientras que otros 3% no supo responder.

El sondeo muestra una caída en la aprobación de la ciudadanía brasileña sobre el actual gobierno, ya que en diciembre, el 10% lo consideraba bueno y el 51% malo o pésimo.

La misma encuesta también preguntó a las personas sobre si sería mejor para el país que la justicia electoral declarara inválida la fórmula que lideraron Dilma Rousseff y Michel Temer en las elecciones de 2014, al haberse financiado supuestamente con dinero salido de la gran red de corrupción en la petrolera estatal Petrobras.

El 85% de los entrevistados dijo que hay que cambiar la Constitución y realizar unas elecciones directas; el 10% considera que el Congreso debería elegir al nuevo presidente, y el 5% no supo responder.

Sobre los gobiernos más corruptos, el de Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010) lidera con el 32%, seguido por el de Dilma Rousseff (2011-2016) con el 22%, el de Fernando Collor de Mello (1990-1992) con el 11%, y el de Michel Temer, que preside Brasil desde mayo del año pasado, con el 9%.

Datafolha indicó que la encuesta tiene un margen de error de dos puntos porcentuales, y fue realizada el miércoles y el jueves pasados en 172 municipios de todas las regiones del país, en los que fueron entrevistados 2.781 electores.