El presidente interino Michel Temer pidió el jueves a confiar en la población en la recuperación de la economía y las instituciones sociales y políticas, y dijo que era urgente para "pacificar" la nación para unificar Brasil.

En su primer discurso después de asumir la presidencia, Temer también defendió la necesidad de diálogo, "primer paso para hacer frente a los desafíos y garantizar la reanudación del crecimiento."

“Es urgente pacificar la Nación y unificarnos. Pedimos colaboración para que podamos salir de la crisis y el primer paso es el diálogo”, dijo Temer en su primer discurso público como presidente interino tras la suspensión de Dilma Rousseff.

Temer también sostuvo, en una clara diferenciación de su antecesora, que el aparato estatal no puede abarcar todas las actividades económicas del país y que el sector privado tendrá que tener un mayor protagonismo en algunas áreas. 

* Con información de Reuters, CNN y Télam.